ZOOEY, J.P - Florecieron los neones

Esta novela trata del enorme dolor que la humanidad puede infligir a las máquinas. A las máquinas se les podría hacer creer que son humanas e implantarles una memoria cargada de sentimientos tortuosos sólo para experimentar.
Narciso Falopio es un hombre que quiere sentir fe. La realidad se le deshace con frecuencia. Perdió a su madre desde muy chico, la desaparecieron. A su padre lo acribilló la policía de la dictadura. Lo criaron “familiares lejanos” de los que sabemos poco, nada. Y quiere escribir “un poema tecnológico para encontrar la fe”. Cuando cumple cuarenta años, su mujer, la entrañablemente punk a su modo: Nervina, lo deja. Y justo ahí se levanta el telón. ¿Qué aparecerá detrás?
J.P. Zooey es un escritor que cree que en la historia de la literatura prima la ley de la evolución de las especies: los libros que se adaptarán al próximo cambio climático son los que hoy tienen fallas en su lenguaje “genético”, pero que en el futuro esas fallas serán la norma de una exitosa adaptación. J.P. Zooey va a buscar los ejemplares derrotados de los concursos literarios para leer la literatura del futuro, los rebusca en los contenedores de las instituciones de arte que a fin de año se desocupan de papel. Así encontró la novela de un autor llamado “Narciso Falopio”, un claro seudónimo tal como exigía el concurso. La novela de este autor de nombre gracioso se llama ¡Florecieron los neones!, pero es tan oscura y luminosa a la vez, como un arcoíris negro. La protagoniza el autor: Narciso Falopio la actúa. Podría haber sido escrita por una máquina enloquecida por un infrasonoro dolor. 
J.P. Zooey hizo una introducción a este libro hallado en un contenedor. O posiblemente Narciso Falopio sea un autor inventado por él, y la derrotada, su propia novela.

ZOOEY, J.P - Florecieron los neones
$290,00
Cantidad
ZOOEY, J.P - Florecieron los neones $290,00

Esta novela trata del enorme dolor que la humanidad puede infligir a las máquinas. A las máquinas se les podría hacer creer que son humanas e implantarles una memoria cargada de sentimientos tortuosos sólo para experimentar.
Narciso Falopio es un hombre que quiere sentir fe. La realidad se le deshace con frecuencia. Perdió a su madre desde muy chico, la desaparecieron. A su padre lo acribilló la policía de la dictadura. Lo criaron “familiares lejanos” de los que sabemos poco, nada. Y quiere escribir “un poema tecnológico para encontrar la fe”. Cuando cumple cuarenta años, su mujer, la entrañablemente punk a su modo: Nervina, lo deja. Y justo ahí se levanta el telón. ¿Qué aparecerá detrás?
J.P. Zooey es un escritor que cree que en la historia de la literatura prima la ley de la evolución de las especies: los libros que se adaptarán al próximo cambio climático son los que hoy tienen fallas en su lenguaje “genético”, pero que en el futuro esas fallas serán la norma de una exitosa adaptación. J.P. Zooey va a buscar los ejemplares derrotados de los concursos literarios para leer la literatura del futuro, los rebusca en los contenedores de las instituciones de arte que a fin de año se desocupan de papel. Así encontró la novela de un autor llamado “Narciso Falopio”, un claro seudónimo tal como exigía el concurso. La novela de este autor de nombre gracioso se llama ¡Florecieron los neones!, pero es tan oscura y luminosa a la vez, como un arcoíris negro. La protagoniza el autor: Narciso Falopio la actúa. Podría haber sido escrita por una máquina enloquecida por un infrasonoro dolor. 
J.P. Zooey hizo una introducción a este libro hallado en un contenedor. O posiblemente Narciso Falopio sea un autor inventado por él, y la derrotada, su propia novela.