La primera novela de Gustavo Yuste, Personas que lloran en sus cumpleaños, abre ese mundo donde las parejas, amigos y familiares, viven con desencanto e inestabilidad emocional sus relaciones.
Nati, Pablo, Romina, Walter y Gastón, encarnan una suerte de comedia romántica del siglo XXI, contada con el ritmo y las inflexiones de la literatura actual, con sus silencios y su velocidad narrativa.
Escrita en forma de diario, en un cuaderno artesanal, la novela de Yuste explora sin prejuicios las posibilidades del amor.
¿Por qué hay personas que lloran en sus cumpleaños? No vamos a obtener esa respuesta y ninguna otra, pero la lectura de esta novela nos dejará la emoción de esas historias que de tan cercanas, no se pueden olvidar.

YUSTE, GUSTAVO - Personas que lloran en sus cumpleaños

$750
YUSTE, GUSTAVO - Personas que lloran en sus cumpleaños $750
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). ESTAMOS DISPONIBLES PARA ENTREGAR LOS LUNES, MIÉRCOLES Y VIERNES DE 15 A 20 Y LOS SÁBADOS DE 11 A 15 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR UNA MENSAJERÍA PRIVADA DE TU AGRADO. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

La primera novela de Gustavo Yuste, Personas que lloran en sus cumpleaños, abre ese mundo donde las parejas, amigos y familiares, viven con desencanto e inestabilidad emocional sus relaciones.
Nati, Pablo, Romina, Walter y Gastón, encarnan una suerte de comedia romántica del siglo XXI, contada con el ritmo y las inflexiones de la literatura actual, con sus silencios y su velocidad narrativa.
Escrita en forma de diario, en un cuaderno artesanal, la novela de Yuste explora sin prejuicios las posibilidades del amor.
¿Por qué hay personas que lloran en sus cumpleaños? No vamos a obtener esa respuesta y ninguna otra, pero la lectura de esta novela nos dejará la emoción de esas historias que de tan cercanas, no se pueden olvidar.