Víctor Vargas Filgueira nos trae la historia de su bisabuelo Asenewensis y de la comunidad yagán Paiakoala. La escuchó de su madre Catalina y luego la investigó durante años. 

Asenewensis fue uno de los últimos líderes y Yekamush, chamán, que vivió tal y como lo hicieron sus ancestros durante miles de años. Nómades y canoeros, recorrían el Onashaga, o Canal de Beagle, buscando alimentos y abrigo. Hacia principios del 1900, en una época de grandes cambios, el hombre blanco ya estaba asentándose en las tierras en las que ellos vivían. Las familias yaganes eran cada vez menos y les resultaba imposible mantener sus costumbres, escondidos después de ser víctimas de incontables abusos.

Es un momento crucial en la historia de la comunidad. Hay muchos testimonios dados por los colonizadores. Este es uno de los primeros de un yagán.

“Un pueblo que se atreve a escribir su propia historia y que no está dispuesto a permitir, nunca más, que otros relaten su pasado. Les invito a sumergirse en “Mi sangre Yagán”, sin temor a subirse a la canoa del viejo Asenewensis para acompañarle, junto a su familia, en un viaje prodigioso por los canales, sintiendo el viento helado, mecidos por el suave oleaje de un mar extrañamente calmo. Merece la pena.”

José Luis Alonso Marchante, autor de “Menéndez, rey de la Patagonia”.

VARGAS FILGUEIRA, VÍCTOR - Mi sangre Yagán

$1.200
VARGAS FILGUEIRA, VÍCTOR - Mi sangre Yagán $1.200
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Víctor Vargas Filgueira nos trae la historia de su bisabuelo Asenewensis y de la comunidad yagán Paiakoala. La escuchó de su madre Catalina y luego la investigó durante años. 

Asenewensis fue uno de los últimos líderes y Yekamush, chamán, que vivió tal y como lo hicieron sus ancestros durante miles de años. Nómades y canoeros, recorrían el Onashaga, o Canal de Beagle, buscando alimentos y abrigo. Hacia principios del 1900, en una época de grandes cambios, el hombre blanco ya estaba asentándose en las tierras en las que ellos vivían. Las familias yaganes eran cada vez menos y les resultaba imposible mantener sus costumbres, escondidos después de ser víctimas de incontables abusos.

Es un momento crucial en la historia de la comunidad. Hay muchos testimonios dados por los colonizadores. Este es uno de los primeros de un yagán.

“Un pueblo que se atreve a escribir su propia historia y que no está dispuesto a permitir, nunca más, que otros relaten su pasado. Les invito a sumergirse en “Mi sangre Yagán”, sin temor a subirse a la canoa del viejo Asenewensis para acompañarle, junto a su familia, en un viaje prodigioso por los canales, sintiendo el viento helado, mecidos por el suave oleaje de un mar extrañamente calmo. Merece la pena.”

José Luis Alonso Marchante, autor de “Menéndez, rey de la Patagonia”.