El Teniente Kizbé un escriba real, apresurado por el estricto plazo para forjar un documento, anota mal una palabra que se convierte en apellido y , en el mismo movimiento, da por muerto a un teniente que quedará condenado a pasearse como un muerto vivo para siempre. De esos errores por inadvertencia surge este doble relato que, como un preciso mecanismo de relojería, desgrana con tono zumbón los desvaríos del poder ultracodificado que encarna Pablo I, zar a caballo de dos siglos que, con sus ataques de cólera y su caprichosa paranoia, pudo volver verdadera la más ficticia de las ficciones. Iuri Tinianov, más conocido como impecable teórico formalista ruso y menos como narrador eximio que tambén era, acude a la historia para mostrar, como un Volatire del siglo XX, hasta dónde la crónica verídica también esconde terribles pasos de comedia.

TINIANOV, IURI - El Teniente Kizhé

$590,00
TINIANOV, IURI - El Teniente Kizhé $590,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). DURANTE LA CUARENTENA, VAMOS A ESTAR DISPONIBLES PARA ENTREGAR DE LUNES A SÁBADOS DE 14 A 21 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR A RETIRAR POR MENSAJERÍA PRIVADA. Te enviaremos un mail con todos los detalles una vez que realices la compra.

    Gratis

El Teniente Kizbé un escriba real, apresurado por el estricto plazo para forjar un documento, anota mal una palabra que se convierte en apellido y , en el mismo movimiento, da por muerto a un teniente que quedará condenado a pasearse como un muerto vivo para siempre. De esos errores por inadvertencia surge este doble relato que, como un preciso mecanismo de relojería, desgrana con tono zumbón los desvaríos del poder ultracodificado que encarna Pablo I, zar a caballo de dos siglos que, con sus ataques de cólera y su caprichosa paranoia, pudo volver verdadera la más ficticia de las ficciones. Iuri Tinianov, más conocido como impecable teórico formalista ruso y menos como narrador eximio que tambén era, acude a la historia para mostrar, como un Volatire del siglo XX, hasta dónde la crónica verídica también esconde terribles pasos de comedia.