Los personajes de Furia diamante no oponen resistencia a los chocantes deseos que los poseen; pensamientos detestables, indicaciones oscuras, anónimas, viciosas. Como lectores no podemos creer que vayan a realizarlos. Pero los realizan, “como si, en el fondo, nada estuviese decidido del todo y a cualquiera le pudiese tocar enfrentarlo a último momento”. Condensada y explosiva, turbiamente poética, la prosa de Tentoni alcanza una intimidad tal con los objetos del mundo - un par de zapatos viejos, delgadísimas hebras de lana, una babosa, unos puntitos de polvo- que sus lectores se sentirán ir en una marea espesa hecha de cosas muertas, levitar sobre una mesa ratona, o avanzar hacia el acantilado miserable de un comedor. Una experiencia en la que la cercanía se vuelve brutal.

TENTONI, VALERIA - Furia diamante

$920
TENTONI, VALERIA - Furia diamante $920
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Los personajes de Furia diamante no oponen resistencia a los chocantes deseos que los poseen; pensamientos detestables, indicaciones oscuras, anónimas, viciosas. Como lectores no podemos creer que vayan a realizarlos. Pero los realizan, “como si, en el fondo, nada estuviese decidido del todo y a cualquiera le pudiese tocar enfrentarlo a último momento”. Condensada y explosiva, turbiamente poética, la prosa de Tentoni alcanza una intimidad tal con los objetos del mundo - un par de zapatos viejos, delgadísimas hebras de lana, una babosa, unos puntitos de polvo- que sus lectores se sentirán ir en una marea espesa hecha de cosas muertas, levitar sobre una mesa ratona, o avanzar hacia el acantilado miserable de un comedor. Una experiencia en la que la cercanía se vuelve brutal.