Los poemas de Antitierra concentran su pulso en la reinvención de toda certeza, porque trabajan sobre la trama donde lo visible se articula con lo decible para armar un verdadero sensorium, es decir, una forma personal de pensar y sentir las cosas. “No confío en nadie que no pueda cerrar los ojos”. Claro, porque ejercer esa mirada —sentir, decir— no puede ser nunca una operación plena, sino una experiencia de obturación, de intermitencia entre las palabras, los sentimientos y las cosas: es el parpadeo, no la mirada, lo que nos vuelve confiables, reales. Si la materialidad es siempre un signo irrefutable, final, Antitierra pone toda su energía en mostrarnos, en cambio, las tramas de una imagen, el desenvolvimiento de una idea, las transformaciones de una emoción, como si no hubiera nada definitivo, como si la poesía fuera la encargada privilegiada de mostrarnos ya no las cosas, sino sus procesos, sus relaciones, y entonces la escritura se nos presenta como una forma de destejer este mundo, el nuestro. Pero, como en un acto de prestidigitación, al destejer comienza a tejerse, en su lugar, otro: el poema.

Matías Moscardi

TENTONI, VALERIA - Antitierra

$810
TENTONI, VALERIA - Antitierra $810
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Los poemas de Antitierra concentran su pulso en la reinvención de toda certeza, porque trabajan sobre la trama donde lo visible se articula con lo decible para armar un verdadero sensorium, es decir, una forma personal de pensar y sentir las cosas. “No confío en nadie que no pueda cerrar los ojos”. Claro, porque ejercer esa mirada —sentir, decir— no puede ser nunca una operación plena, sino una experiencia de obturación, de intermitencia entre las palabras, los sentimientos y las cosas: es el parpadeo, no la mirada, lo que nos vuelve confiables, reales. Si la materialidad es siempre un signo irrefutable, final, Antitierra pone toda su energía en mostrarnos, en cambio, las tramas de una imagen, el desenvolvimiento de una idea, las transformaciones de una emoción, como si no hubiera nada definitivo, como si la poesía fuera la encargada privilegiada de mostrarnos ya no las cosas, sino sus procesos, sus relaciones, y entonces la escritura se nos presenta como una forma de destejer este mundo, el nuestro. Pero, como en un acto de prestidigitación, al destejer comienza a tejerse, en su lugar, otro: el poema.

Matías Moscardi