HORARIOS DE RETIRO: podés retirar por nuestra oficina en Austria y Peña (Recoleta) los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. También hacemos envíos a todo el país por Correo Argentino, Mercado Envíos y mensajería privada. Una vez que elegís los productos que querés llevar, cargás tu código postal y se despliegan todas las opciones.

“En el papel, escribo de izquierda a derecha. De occidente a oriente. Cada oración que escribo es un intento por ir a mi lugar; al lugar donde comienza el día. Cada tarea con la que ocupo el espacio es una manera de decir que estoy aquí y que ya no estoy aquí; que estoy yendo incansablemente hacia allá, de donde vengo. Es una manera de interpretar la expulsión, el tiempo”.

Las historias de Somos luces abismales componen un todo brillante y conmovedor por los temas que encaran, por sus problemas, por las bellísimas simetrías que proponen. Carolina Sanín escribe en un idioma singular que es el suyo y el de Colombia, y lo vuelve familiar para nosotros. Porque “Escribir en español americano”, dice, “es estar perdido y pedir redobladamente un lugar donde se pueda hablar”.

SANÍN, CAROLINA - Somos luces abismales

$1.790
SANÍN, CAROLINA - Somos luces abismales $1.790
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

“En el papel, escribo de izquierda a derecha. De occidente a oriente. Cada oración que escribo es un intento por ir a mi lugar; al lugar donde comienza el día. Cada tarea con la que ocupo el espacio es una manera de decir que estoy aquí y que ya no estoy aquí; que estoy yendo incansablemente hacia allá, de donde vengo. Es una manera de interpretar la expulsión, el tiempo”.

Las historias de Somos luces abismales componen un todo brillante y conmovedor por los temas que encaran, por sus problemas, por las bellísimas simetrías que proponen. Carolina Sanín escribe en un idioma singular que es el suyo y el de Colombia, y lo vuelve familiar para nosotros. Porque “Escribir en español americano”, dice, “es estar perdido y pedir redobladamente un lugar donde se pueda hablar”.