Pocos autores en la literatura argentina narran en el intersticio de la ficción especulativa y el ensayo, entre el relato y la estética. Luis Sagasti es un lector voraz y tiene un oído sofisticado sin solemnidades ni gritos, hábil para encontrar los hilos que unen secretamente a John Cage, los Beatles, Picasso, Ariana Harwicz y César Aira.

Cybertlön es un lúcido ensayo sobre el estado del arte contemporáneo y la emergencia del “cyberflâneur”: un marinero en tierra que navega por la web y reflexiona sobre los restos de su experiencia. Pero el niño Sagasti aprende a viajar mucho antes, como tantos de su generación, curioseando la masiva y sin pretensiones enciclopedia Lo sé todo de Larousse, un compendio del mundo en doce tomos, sin lógica ni orden claro. De esas primeras lecturas, de su democrática y desprejuiciada atención al mundo, Sagasti construye su propio Aleph.

“Después de todo, si nada ya se expresa de forma pura y neta, por qué exigirlo al arte, a la literatura, a la música”.

SAGASTI, LUIS - Cybertlön

$530,00
SAGASTI, LUIS - Cybertlön $530,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). DURANTE LA CUARENTENA, VAMOS A ESTAR DISPONIBLES PARA ENTREGAR DE LUNES A SÁBADOS DE 14 A 20 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR A RETIRAR POR MENSAJERÍA PRIVADA. Te enviaremos un mail con todos los detalles una vez que realices la compra.

    Gratis

Pocos autores en la literatura argentina narran en el intersticio de la ficción especulativa y el ensayo, entre el relato y la estética. Luis Sagasti es un lector voraz y tiene un oído sofisticado sin solemnidades ni gritos, hábil para encontrar los hilos que unen secretamente a John Cage, los Beatles, Picasso, Ariana Harwicz y César Aira.

Cybertlön es un lúcido ensayo sobre el estado del arte contemporáneo y la emergencia del “cyberflâneur”: un marinero en tierra que navega por la web y reflexiona sobre los restos de su experiencia. Pero el niño Sagasti aprende a viajar mucho antes, como tantos de su generación, curioseando la masiva y sin pretensiones enciclopedia Lo sé todo de Larousse, un compendio del mundo en doce tomos, sin lógica ni orden claro. De esas primeras lecturas, de su democrática y desprejuiciada atención al mundo, Sagasti construye su propio Aleph.

“Después de todo, si nada ya se expresa de forma pura y neta, por qué exigirlo al arte, a la literatura, a la música”.