Corpus completo de Safo (Mitilene, 650 a 610 AC), la lírica griega inigualable. En traducción directa del griego antiguo, aquí están el célebre Himno a Afrodita, único poema completo que se ha conservado hasta hoy, y los fragmentos escritos en óstracas. Poesía siempre viva que causa el efecto de la poesía contemporánea

 

Mi comentario había sido completamente infantil, un pensamiento incluso más tenue que un sueño. Pero Sarah todavía era lo suficientemente niña como para tener esa clase de sueños, y la suerte estaba de su parte. Tenía el coraje de quien no teme al futuro. Se rió y comenzó a hablar, su rostro como el de un durmiente. Sus ojos irradiaban la luz propia del que acaba de enamorarse, del que no ve más que su amor, del que no tiene miedo, del que confía en que todos los sueños se harán realidad y que la realidad habrá de cambiar con solo darle un empujoncito.

Banana Yoshimoto, “La noche y los viajeros de la noche”

SAFO - Poema y fragmentos completos (traducción del griego Bárbara Belloc y Alcira Cuccia)

$800,00
SAFO - Poema y fragmentos completos (traducción del griego Bárbara Belloc y Alcira Cuccia) $800,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). DURANTE LA CUARENTENA POR EL CORONAVIRUS, VAMOS A ESTAR DISPONIBLES PARA ENTREGAR TODOS LOS DÍAS A PARTIR DE LAS 13 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR A RETIRAR POR MENSAJERÍA PRIVADA. Te enviaremos un mail con todos los detalles una vez que realices la compra.

    Gratis

Corpus completo de Safo (Mitilene, 650 a 610 AC), la lírica griega inigualable. En traducción directa del griego antiguo, aquí están el célebre Himno a Afrodita, único poema completo que se ha conservado hasta hoy, y los fragmentos escritos en óstracas. Poesía siempre viva que causa el efecto de la poesía contemporánea

 

Mi comentario había sido completamente infantil, un pensamiento incluso más tenue que un sueño. Pero Sarah todavía era lo suficientemente niña como para tener esa clase de sueños, y la suerte estaba de su parte. Tenía el coraje de quien no teme al futuro. Se rió y comenzó a hablar, su rostro como el de un durmiente. Sus ojos irradiaban la luz propia del que acaba de enamorarse, del que no ve más que su amor, del que no tiene miedo, del que confía en que todos los sueños se harán realidad y que la realidad habrá de cambiar con solo darle un empujoncito.

Banana Yoshimoto, “La noche y los viajeros de la noche”