Eterna Cadencia Editora presenta la una nueva edición de Yo el Supremo en el centenario del nacimiento de su autor. Se trata de un libro-madre de la literatura latinoamericana venidera, una obra maestra. Un gran fresco del poder y sus paradojas, detrás del cual, por supuesto, fluye la relación del amo y el sirviente, el doctor Francia y su secretario Patiño, para inscribir el relato en una tradición que ha dado duplas memorables, como las de Don Quijote y Sancho Panza.

Cómo entender a una figura tan amada y odiada, tan monstruosa pero de una ética singularísima y sumamente estricta al mismo tiempo, que ejerce el poder en nombre de los ciudadanos parece ser la misión de esta novela. Roa Bastos recorre así, en un libro brillante y lleno de texturas, la experiencia paraguaya, de la transición de la dependencia colonial a la independencia nacional. Memorandos, cartas, testimonios anónimos, pasquines y monólogos conforman una polifonía de voces, tiempos y estilos que retratan de forma descarnada no solo a El Supremo sino a todo un país, enfrentados al drama de organizar una república poscolonial y al dilema de haberse independizado de España para convertirse en provincia argentina o brasileña.

En Yo el Supremo (1974), Augusto Roa Bastos desafía la historia inspirado en José Gaspar Rodríguez de Francia, el "Dictador Perpetuo", que gobernó el Paraguay entre 1816 y 1840

ROA BASTOS, AUGUSTO - Yo el supremo

$1.800
ROA BASTOS, AUGUSTO - Yo el supremo $1.800
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Eterna Cadencia Editora presenta la una nueva edición de Yo el Supremo en el centenario del nacimiento de su autor. Se trata de un libro-madre de la literatura latinoamericana venidera, una obra maestra. Un gran fresco del poder y sus paradojas, detrás del cual, por supuesto, fluye la relación del amo y el sirviente, el doctor Francia y su secretario Patiño, para inscribir el relato en una tradición que ha dado duplas memorables, como las de Don Quijote y Sancho Panza.

Cómo entender a una figura tan amada y odiada, tan monstruosa pero de una ética singularísima y sumamente estricta al mismo tiempo, que ejerce el poder en nombre de los ciudadanos parece ser la misión de esta novela. Roa Bastos recorre así, en un libro brillante y lleno de texturas, la experiencia paraguaya, de la transición de la dependencia colonial a la independencia nacional. Memorandos, cartas, testimonios anónimos, pasquines y monólogos conforman una polifonía de voces, tiempos y estilos que retratan de forma descarnada no solo a El Supremo sino a todo un país, enfrentados al drama de organizar una república poscolonial y al dilema de haberse independizado de España para convertirse en provincia argentina o brasileña.

En Yo el Supremo (1974), Augusto Roa Bastos desafía la historia inspirado en José Gaspar Rodríguez de Francia, el "Dictador Perpetuo", que gobernó el Paraguay entre 1816 y 1840