QUIRÓS, MARIANO - La luz mala dentro de mí

El amor de familia es un amor equilibrista, un amor extremo. Los personajes que habitan los cuentos de La luz mala dentro de mí están poseídos por ese amor y se dejan arrastrar por él. Y así es como per­ciben el mundo. Desde el encuentro de un chico y su abuelo con la luz mala, a dos hermanos enfermos de literatura; desde la retorci­da caza de un tapir, al derrotero de una familia de lobisones. Y de fondo, el paisaje chaqueño, a veces amigo y a veces –casi siempre– simple y llana amenaza.

“Muchos sospechamos que los libros de cuentos que premia el Fondo Nacional de las Artes son los mejores libros de cuentos posibles en castellano. Y cuando el premio lo gana un libro como La luz mala dentro de mí se van todas las dudas. Los cuentos de Mariano Quirós tienen la capacidad de regular los motores que se escuchan con ruido bajo y parejo en sus relatos, como una máquina demoledora que nunca se muestra. El autor no recurre a tradiciones o recetas fáciles: con su universo propio se ocupa de equilibrar, con precisión quirúrgica, las cuentas pendientes entre el realismo, el psicologismo y el género fantástico”.

Félix Bruzzone

QUIRÓS, MARIANO - La luz mala dentro de mí
$275,00
Sin stock
QUIRÓS, MARIANO - La luz mala dentro de mí $275,00

El amor de familia es un amor equilibrista, un amor extremo. Los personajes que habitan los cuentos de La luz mala dentro de mí están poseídos por ese amor y se dejan arrastrar por él. Y así es como per­ciben el mundo. Desde el encuentro de un chico y su abuelo con la luz mala, a dos hermanos enfermos de literatura; desde la retorci­da caza de un tapir, al derrotero de una familia de lobisones. Y de fondo, el paisaje chaqueño, a veces amigo y a veces –casi siempre– simple y llana amenaza.

“Muchos sospechamos que los libros de cuentos que premia el Fondo Nacional de las Artes son los mejores libros de cuentos posibles en castellano. Y cuando el premio lo gana un libro como La luz mala dentro de mí se van todas las dudas. Los cuentos de Mariano Quirós tienen la capacidad de regular los motores que se escuchan con ruido bajo y parejo en sus relatos, como una máquina demoledora que nunca se muestra. El autor no recurre a tradiciones o recetas fáciles: con su universo propio se ocupa de equilibrar, con precisión quirúrgica, las cuentas pendientes entre el realismo, el psicologismo y el género fantástico”.

Félix Bruzzone