“Es imposible pensar la obra de Virgilio Piñera sin referir ese evento decisivo en su prosa y en su poesía que es su encuentro en Buenos Aires con Witold Gombrowicz, del cual la crítica ha dado suficiente cuenta y que es también un episodio fascinante e hipnótico de la historia de la literatura latinoamericana. Y lo es por multiplicar los efectos de excentricidad y exotismo de la literatura latinoamericana hasta llevarla a un punto de no retorno. (…) Si Piñera ocupó un lugar marginal, que siempre será marginal, que no tiene redención posible, en la cultura latinoamericana, es porque llevó toda reflexión hasta el límite de lo impronunciable, de lo imposible de escuchar, ver, o pensar. Para eso también necesitaba escribir una novela como La carne de René. Porque escribir y leer novelas es, siempre, una forma de cambiar de tema”.
Del “Prólogo” de Ariel Schettini

PIÑERA, VIRGILIO - La carne de René

$920
PIÑERA, VIRGILIO - La carne de René $920
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

“Es imposible pensar la obra de Virgilio Piñera sin referir ese evento decisivo en su prosa y en su poesía que es su encuentro en Buenos Aires con Witold Gombrowicz, del cual la crítica ha dado suficiente cuenta y que es también un episodio fascinante e hipnótico de la historia de la literatura latinoamericana. Y lo es por multiplicar los efectos de excentricidad y exotismo de la literatura latinoamericana hasta llevarla a un punto de no retorno. (…) Si Piñera ocupó un lugar marginal, que siempre será marginal, que no tiene redención posible, en la cultura latinoamericana, es porque llevó toda reflexión hasta el límite de lo impronunciable, de lo imposible de escuchar, ver, o pensar. Para eso también necesitaba escribir una novela como La carne de René. Porque escribir y leer novelas es, siempre, una forma de cambiar de tema”.
Del “Prólogo” de Ariel Schettini