Vamos de acá para allá tratando de explicar las vidas, vamos y venimos dando ejemplos. Una amiga me dijo: “Lo podés explicar, pero sin fantasía no se puede entender”. Los ejemplos es un ejercicio del entendimiento. Algo de santoral sin doctrina, algo que nos arroja hacia una serie de vidas, como si leyendo nos tiráramos las cartas del tarot.

Narra cada vida como una pequeña novela que se lee a sí misma, que se enfoca y desenfoca en la fantasía de las demás. La voz que dicta los ejemplos es la voz que los vuelve ejemplares, didáctica, en el sentido de que sus imágenes nos enseñan algo deslumbrante, y un poco punk, en el sentido de que no tiene explicaciones para dar. En Los ejemplos están, a la vez, la voz del apóstol que abandonó la fe, la mirada que ve impávida la intensidad de lo humano, y la oreja atónita de la niña que se desvela con un cuento. Es una cadena de vidas (y algunas muertes que les son parte), en la que resuenan los cantos de algo antiguo y los cánticos de ahora.

A veces buscamos explicaciones, posturas y destinos y, en vez de eso, encontramos  fragmentos de imágenes desconocidas de les otres y de nosotres, como acá.

PEYSERÉ, PAULA - Los ejemplos

$500,00
Sin stock
PEYSERÉ, PAULA - Los ejemplos $500,00

Vamos de acá para allá tratando de explicar las vidas, vamos y venimos dando ejemplos. Una amiga me dijo: “Lo podés explicar, pero sin fantasía no se puede entender”. Los ejemplos es un ejercicio del entendimiento. Algo de santoral sin doctrina, algo que nos arroja hacia una serie de vidas, como si leyendo nos tiráramos las cartas del tarot.

Narra cada vida como una pequeña novela que se lee a sí misma, que se enfoca y desenfoca en la fantasía de las demás. La voz que dicta los ejemplos es la voz que los vuelve ejemplares, didáctica, en el sentido de que sus imágenes nos enseñan algo deslumbrante, y un poco punk, en el sentido de que no tiene explicaciones para dar. En Los ejemplos están, a la vez, la voz del apóstol que abandonó la fe, la mirada que ve impávida la intensidad de lo humano, y la oreja atónita de la niña que se desvela con un cuento. Es una cadena de vidas (y algunas muertes que les son parte), en la que resuenan los cantos de algo antiguo y los cánticos de ahora.

A veces buscamos explicaciones, posturas y destinos y, en vez de eso, encontramos  fragmentos de imágenes desconocidas de les otres y de nosotres, como acá.