“Nicanor Parra expresaría en la poesía, o en la antipoesía para ser más preciso, de una manera que no se encuentra en ningún otro poeta, la particular índole lingüística de la condición humana, cuya toma de conciencia atraviesa casi toda la cultura del siglo XX. Al leer la antipoesía y al leer esta prosa, especialmente la más temprana, se advierte, subyacente, soterrada, madureciendo, una misma torsión del lenguaje que justifica plenamente afirmar que la antipoesía estuvo precedida por una antiprosa.
No cabe duda, Nicanor Parra (el sujeto del discurso) existió desde muy temprano, casi simultáneamente con ese otro Nicanor Parra que ha vivido ya más de un siglo (el sujeto biográfico). Se observa en él, pues, uno de los rasgos indudables de la genialidad: haber visto ante sus ojos, de una sola vez, cuando era muy joven, cuando estaba en el Instituto Barros Arana o recién egresando de la universidad, y por motivos imposibles de dilucidar, el programa completo de lo que durante su vida iba a ejecutar”.

Carlos Peña

PARRA, NICANOR - Antiprosa

$1.990
PARRA, NICANOR - Antiprosa $1.990
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). ESTAMOS DISPONIBLES PARA ENTREGAR LOS LUNES, MIÉRCOLES Y VIERNES DE 15 A 20 Y LOS SÁBADOS DE 11 A 15 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR UNA MENSAJERÍA PRIVADA DE TU AGRADO. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

“Nicanor Parra expresaría en la poesía, o en la antipoesía para ser más preciso, de una manera que no se encuentra en ningún otro poeta, la particular índole lingüística de la condición humana, cuya toma de conciencia atraviesa casi toda la cultura del siglo XX. Al leer la antipoesía y al leer esta prosa, especialmente la más temprana, se advierte, subyacente, soterrada, madureciendo, una misma torsión del lenguaje que justifica plenamente afirmar que la antipoesía estuvo precedida por una antiprosa.
No cabe duda, Nicanor Parra (el sujeto del discurso) existió desde muy temprano, casi simultáneamente con ese otro Nicanor Parra que ha vivido ya más de un siglo (el sujeto biográfico). Se observa en él, pues, uno de los rasgos indudables de la genialidad: haber visto ante sus ojos, de una sola vez, cuando era muy joven, cuando estaba en el Instituto Barros Arana o recién egresando de la universidad, y por motivos imposibles de dilucidar, el programa completo de lo que durante su vida iba a ejecutar”.

Carlos Peña