HORARIOS DE RETIRO: podés retirar por nuestra oficina en Austria y Peña (Recoleta) los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. También hacemos envíos a todo el país por Correo Argentino, Mercado Envíos y mensajería privada. Una vez que elegís los productos que querés llevar, cargás tu código postal y se despliegan todas las opciones.

En la Francia de los años cincuenta, entre la generación de jóvenes críticos que pronto daría el alto a la dirección bajo la etiqueta de Nouvelle Vage, el concepto de «política de los autores» nació como una reacción contra la manera convencional de entender el cine de Hollywood, que identificaba el film con un género, una productora y un intérprete. Con el tiempo, este sueño de la «autoría», mediante el que se encumbró la subjetividad de los cineastas —igualándola a la del resto de artistas, escritores, pintores, músicos, etc.— y se minusvaloró el trabajo colectivo y la presión industrial a la que estaba sometido el cine norteamericano, terminó produciendo sus particulares monstruos. Así, en no pocas ocasiones, el actor quedó reducido al estatuto de objeto; o incluso de ganado, en la famosa frase atribuida a Hitchcock.

Sin embargo, las interpretaciones de algunos grandes actores —Cooper, Wayne, Grant, Stewart, entre otros— revelan, en ocasiones, obsesiones temáticas y, casi siempre, una continuidad en el trabajo corporal y gestual que puede extenderse durante toda una filmografía. Así, Cary Grant calca su gimnasia corporal al correr tras un taxi en Arsenic and Old Lace y en Charade, filmada veintidós años después y con otro realizador. Es decir, Grant podría considerarse más autor de films que un Feyder o un Coppola. De igual manera, las trayectorias de Cooper, Wayne o Stewart podrían analizarse bajo el mismo enfoque que se sigue al desentrañar la obra de Ingmar Bergman, evitando tanto el habitual recurso al epíteto como el obsceno buceo en la vida íntima. Tales ideas conforman la provocativa tesis que el veterano Luc Moullet defendió en Política de los actores, un astuto y divertido ensayo para todos los públicos que se ha convertido en un auténtico clásico de la literatura cinéfila, aquí vertido por primera vez al español.

MOULLET, LUC - Política de los actores

$1.800
MOULLET, LUC - Política de los actores $1.800
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

En la Francia de los años cincuenta, entre la generación de jóvenes críticos que pronto daría el alto a la dirección bajo la etiqueta de Nouvelle Vage, el concepto de «política de los autores» nació como una reacción contra la manera convencional de entender el cine de Hollywood, que identificaba el film con un género, una productora y un intérprete. Con el tiempo, este sueño de la «autoría», mediante el que se encumbró la subjetividad de los cineastas —igualándola a la del resto de artistas, escritores, pintores, músicos, etc.— y se minusvaloró el trabajo colectivo y la presión industrial a la que estaba sometido el cine norteamericano, terminó produciendo sus particulares monstruos. Así, en no pocas ocasiones, el actor quedó reducido al estatuto de objeto; o incluso de ganado, en la famosa frase atribuida a Hitchcock.

Sin embargo, las interpretaciones de algunos grandes actores —Cooper, Wayne, Grant, Stewart, entre otros— revelan, en ocasiones, obsesiones temáticas y, casi siempre, una continuidad en el trabajo corporal y gestual que puede extenderse durante toda una filmografía. Así, Cary Grant calca su gimnasia corporal al correr tras un taxi en Arsenic and Old Lace y en Charade, filmada veintidós años después y con otro realizador. Es decir, Grant podría considerarse más autor de films que un Feyder o un Coppola. De igual manera, las trayectorias de Cooper, Wayne o Stewart podrían analizarse bajo el mismo enfoque que se sigue al desentrañar la obra de Ingmar Bergman, evitando tanto el habitual recurso al epíteto como el obsceno buceo en la vida íntima. Tales ideas conforman la provocativa tesis que el veterano Luc Moullet defendió en Política de los actores, un astuto y divertido ensayo para todos los públicos que se ha convertido en un auténtico clásico de la literatura cinéfila, aquí vertido por primera vez al español.