Tras el rastro animal nos abre una vía de entrada al extraordinario pensamiento de Baptiste Morizot. Con un estilo que mezcla narración en primera persona y argumentación filosófica, Morizot nos conduce desde los bosques del Alto Var hasta las cumbres nevadas de Kirguistán y el parque nacional de Yellowstone en busca de lobos, osos, leopardos, y otros tantos animales considerados salvajes. La práctica del rastreo se une así a la reflexión filosófica, dando lugar a lo que el autor denomina un «rastreo enriquecido filosóficamente», actividad que permite reconfigurar por completo nuestra relación con los animales y con el resto de los vivientes: alejada de consideraciones que postulan al animal como un enemigo salvaje al que hay que temer o como un amigo bonachón al que hay que amaestrar, la experiencia del rastreo filosófico nos permite convertir aquella relación en una verdadera «geopolítica» interespecies, que habilite nuevas formas de cohabitar con los no-humanos.

MORIZOT, BAPTISTE - Tras el rastro animal

$950
MORIZOT, BAPTISTE - Tras el rastro animal $950
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). ESTAMOS DISPONIBLES PARA ENTREGAR LOS DÍAS MARTES DE 14 A 20 HORAS, VIERNES DE 14 A 20 HORAS Y SÁBADOS DE 11 A 15 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR UNA MENSAJERÍA PRIVADA DE TU AGRADO. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Tras el rastro animal nos abre una vía de entrada al extraordinario pensamiento de Baptiste Morizot. Con un estilo que mezcla narración en primera persona y argumentación filosófica, Morizot nos conduce desde los bosques del Alto Var hasta las cumbres nevadas de Kirguistán y el parque nacional de Yellowstone en busca de lobos, osos, leopardos, y otros tantos animales considerados salvajes. La práctica del rastreo se une así a la reflexión filosófica, dando lugar a lo que el autor denomina un «rastreo enriquecido filosóficamente», actividad que permite reconfigurar por completo nuestra relación con los animales y con el resto de los vivientes: alejada de consideraciones que postulan al animal como un enemigo salvaje al que hay que temer o como un amigo bonachón al que hay que amaestrar, la experiencia del rastreo filosófico nos permite convertir aquella relación en una verdadera «geopolítica» interespecies, que habilite nuevas formas de cohabitar con los no-humanos.