¿Que es. entonces, eso que salva o da sentido al poema? Que nadie busque formalismo en Montalbetti, que domina la forma. Eso que anda y vincula con el mundo se lleva bien con el peso de las palabras y hasta con las palabras más pesadas como “corazón”, que aparece s»ete veces y no en cualquier corpus, sino en este especialmente compacto. Serpiente pedregosa el poema, lo que lo salva, leemos en e> ensayo ya mencionado, puede pasar también por una fricción, una agramabcalidad o su contrario, una lexicalización trillada, incluso por un ripio -"el más crudo invierno”-, por la riqueza mineral, peruana, vai ejiana o vareliana de un ripio. La contingencia, se diría, no necesita nutrientes: está Sin embargo cuántas veces seguimos escuchando la cantilena del poema puro y su contracara, el poema de circunstancia; de cuántos vanguardistas nos llegan, en la rutina de los días, sus tentativas de poetizar sin derrape, sin vulgata, como si escribir fuera sinónimo de esquivar, y a la vez cuántas veces asistimos a lo contrario, a la proclamación de lo improvisado por la vía de la circunstancia más banal. La poesía de Montalbetti no tiene interés en defender ninguno de los términos de esa oposición; los ignora, 'ampoco podemos satisfacer aquí a las hinchadas de lo visceral y de lo intelectual, a menos que acepten juntarse.
Cristian De Nápoli

MONTALBETTI, MARIO - El lenguaje es un revólver para dos

$600
MONTALBETTI, MARIO - El lenguaje es un revólver para dos $600
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estamos disponibles para entregar los lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y los sábados de 11 a 15 (menos feriados). Podés retirar personalmente dentro de esos horarios o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

¿Que es. entonces, eso que salva o da sentido al poema? Que nadie busque formalismo en Montalbetti, que domina la forma. Eso que anda y vincula con el mundo se lleva bien con el peso de las palabras y hasta con las palabras más pesadas como “corazón”, que aparece s»ete veces y no en cualquier corpus, sino en este especialmente compacto. Serpiente pedregosa el poema, lo que lo salva, leemos en e> ensayo ya mencionado, puede pasar también por una fricción, una agramabcalidad o su contrario, una lexicalización trillada, incluso por un ripio -"el más crudo invierno”-, por la riqueza mineral, peruana, vai ejiana o vareliana de un ripio. La contingencia, se diría, no necesita nutrientes: está Sin embargo cuántas veces seguimos escuchando la cantilena del poema puro y su contracara, el poema de circunstancia; de cuántos vanguardistas nos llegan, en la rutina de los días, sus tentativas de poetizar sin derrape, sin vulgata, como si escribir fuera sinónimo de esquivar, y a la vez cuántas veces asistimos a lo contrario, a la proclamación de lo improvisado por la vía de la circunstancia más banal. La poesía de Montalbetti no tiene interés en defender ninguno de los términos de esa oposición; los ignora, 'ampoco podemos satisfacer aquí a las hinchadas de lo visceral y de lo intelectual, a menos que acepten juntarse.
Cristian De Nápoli