MONFORT, FLOR - Luna Plutón

Luna plutón

Yo no te amo pero quiero
que me ames.
Nuestro hijo tiene 18 meses y ahora puedo
sentarme a escribir el agotamiento
revisar la home
banking la dentición
temprana y los anillos de pepa
de Saturno.

Toda esa ropa nueva que puedo ver
en las redes sociales
la vajilla el futón, fuiste a un sastre, adelgazaste
el desafío no es dejar de pensar
atrás de todo este castigo
estoy yo, mi esencia
salvaje, yo que me gusto me guiño
el ojo y no estoy tan decepcionada.

Dejo un poco de helado para la noche
sola en la calle violencia
adentro mullido y luces
altas agendas con abogados
el agua purifica un viaje
en bondi de vez en cuando.

Yo no te amo, no disfrutaría tu compañía
no te encuentro interesante
pero sí muy sexy sos tan majo
el problema no es que el bebé se prenda
sino perder la paciencia dando la teta.

Dormir sola en la cuna
mientras él resopla desde mi almohada
el apego es bañarse juntos ponerse colorados
no te miento cuando me llamás
me saco la remera y lo dejo tomar a su antojo.

La maternidad es un lío
un poema de emoticones
en la cresta de la ola de la cena
mi ex novio me refiere sus consejos de crianza
yo doy golosinas toda mi plata
no soy como él, no me compro nada
mantengo el orden hasta ahí mantengo la raya
las cuentas se pagan el día que vencen
los carnets se pierden varias veces al año
elegí un barrio bosque un barrio montaña
para pasear el pata pata
miles de perros con collares de osos
ventanas y rampas.

Pablo me dice que medite, que descanse mi cabeza
del autocontrol de ser una boluda
todo el tiempo de sentir tanto tan poco
del rivotril de hacer la cama
de la autoexigencia
y yo digo no, no me exijo mucho eh?
y él dice sí, te das con un palo
y yo no quiero ser perfecta
quiero ser armada
pero no puedo ni dar discursos.

Ahora mientras soy mamá de un nuevo
descanso de algunos problemas
como esa pulseada por controlar.
Lo importante no es el amor sino la lealtad.
 

MONFORT, FLOR - Luna Plutón
$200,00
Sin stock
MONFORT, FLOR - Luna Plutón $200,00

Luna plutón

Yo no te amo pero quiero
que me ames.
Nuestro hijo tiene 18 meses y ahora puedo
sentarme a escribir el agotamiento
revisar la home
banking la dentición
temprana y los anillos de pepa
de Saturno.

Toda esa ropa nueva que puedo ver
en las redes sociales
la vajilla el futón, fuiste a un sastre, adelgazaste
el desafío no es dejar de pensar
atrás de todo este castigo
estoy yo, mi esencia
salvaje, yo que me gusto me guiño
el ojo y no estoy tan decepcionada.

Dejo un poco de helado para la noche
sola en la calle violencia
adentro mullido y luces
altas agendas con abogados
el agua purifica un viaje
en bondi de vez en cuando.

Yo no te amo, no disfrutaría tu compañía
no te encuentro interesante
pero sí muy sexy sos tan majo
el problema no es que el bebé se prenda
sino perder la paciencia dando la teta.

Dormir sola en la cuna
mientras él resopla desde mi almohada
el apego es bañarse juntos ponerse colorados
no te miento cuando me llamás
me saco la remera y lo dejo tomar a su antojo.

La maternidad es un lío
un poema de emoticones
en la cresta de la ola de la cena
mi ex novio me refiere sus consejos de crianza
yo doy golosinas toda mi plata
no soy como él, no me compro nada
mantengo el orden hasta ahí mantengo la raya
las cuentas se pagan el día que vencen
los carnets se pierden varias veces al año
elegí un barrio bosque un barrio montaña
para pasear el pata pata
miles de perros con collares de osos
ventanas y rampas.

Pablo me dice que medite, que descanse mi cabeza
del autocontrol de ser una boluda
todo el tiempo de sentir tanto tan poco
del rivotril de hacer la cama
de la autoexigencia
y yo digo no, no me exijo mucho eh?
y él dice sí, te das con un palo
y yo no quiero ser perfecta
quiero ser armada
pero no puedo ni dar discursos.

Ahora mientras soy mamá de un nuevo
descanso de algunos problemas
como esa pulseada por controlar.
Lo importante no es el amor sino la lealtad.