Padre, madre, tres hermanos, el campo. La llanura es, en El libro de los caballitos, el espacio donde la lengua libra una batalla entre la posibilidad de nombrar y el silencio de lo salvaje. Valeria escribe como una costurera y una pianista. Con cada cuerda que golpea, con cada vibración, hace reverberar sonidos, imágenes, formas que, al desplegarse, revelan la marca que dejan los dobleces, las puntadas sin hilo, las cicatrices. Los objetos se multiplican al tiempo que desaparecen detrás de las palabras: el brillo peligroso del filo de un cuchillo, la montura de un caballo, el fuego que destruye y origina, la presencia de los niños que frente a la mirada de los adultos se diluyen como espectros. La poesía de Valeria habla la lengua de los sueños y la infancia, se inscribe en “la ferocidad de lo dicho” para apropiarse—en buena ley—de una herencia.

Virginia Cosin

MEILLER, VALERIA - El libro de los caballitos

$650
MEILLER, VALERIA - El libro de los caballitos $650
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Padre, madre, tres hermanos, el campo. La llanura es, en El libro de los caballitos, el espacio donde la lengua libra una batalla entre la posibilidad de nombrar y el silencio de lo salvaje. Valeria escribe como una costurera y una pianista. Con cada cuerda que golpea, con cada vibración, hace reverberar sonidos, imágenes, formas que, al desplegarse, revelan la marca que dejan los dobleces, las puntadas sin hilo, las cicatrices. Los objetos se multiplican al tiempo que desaparecen detrás de las palabras: el brillo peligroso del filo de un cuchillo, la montura de un caballo, el fuego que destruye y origina, la presencia de los niños que frente a la mirada de los adultos se diluyen como espectros. La poesía de Valeria habla la lengua de los sueños y la infancia, se inscribe en “la ferocidad de lo dicho” para apropiarse—en buena ley—de una herencia.

Virginia Cosin