Televisores de Gabriela Luzzi es una hermosa evidencia de su lucidez no exhibicionista. Una escritura del asombro y del desencanto. Gabriela conoce el código secreto para hablar al revés y entender el ritmo de las cosas. Es una fábula iridiscente sobre la infancia; una nube donde inventar una despedida dulce y amarga. Hay humor y hay belleza. Pero hay humor. Hay humor. Una hija viaja en el tiempo y hace zapping mental por las escenas de su vida, mira desde una suspensión prístina, con la voz de una fantasma arrojada a la honestidad. Hija despeja a padre como a una x y padre es una galaxia que se escurre hasta de las sombras. ¿Qué es un padre? ¿Qué es una hija? Afecto y distancia hacen una alquimia exquisita.

Eugenia Pérez Tomas

LUZZI GABRIELA - Televisores

$650
LUZZI GABRIELA - Televisores $650
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estamos disponibles para entregar los lunes, miércoles y viernes de 15 a 20 horas y los sábados de 11 a 15 (menos feriados). Podés retirar personalmente dentro de esos horarios o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Televisores de Gabriela Luzzi es una hermosa evidencia de su lucidez no exhibicionista. Una escritura del asombro y del desencanto. Gabriela conoce el código secreto para hablar al revés y entender el ritmo de las cosas. Es una fábula iridiscente sobre la infancia; una nube donde inventar una despedida dulce y amarga. Hay humor y hay belleza. Pero hay humor. Hay humor. Una hija viaja en el tiempo y hace zapping mental por las escenas de su vida, mira desde una suspensión prístina, con la voz de una fantasma arrojada a la honestidad. Hija despeja a padre como a una x y padre es una galaxia que se escurre hasta de las sombras. ¿Qué es un padre? ¿Qué es una hija? Afecto y distancia hacen una alquimia exquisita.

Eugenia Pérez Tomas