LAMBERTI, LUCIANO - San Francisco

Antes de los cuentos de El Asesino de Chanchos y El Loro que podia adivinar el Futuro, Luciano Lamberti escribió poesía. Hacia el 2008 hizo circular, en una edición artesanal, un libro de poemas que empezaba en una pequeña ciudad del este de la provincia de Córdoba. La sintaxis de los versos era simple y directa, y las escenas resultaban melancólicas y cristalinas, incluso cuando se acercaban a la picaresca. Los protagonistas rudimentarios, las escopetas de perdigones y los perros perdidos completaban el ambiente metafísico de la hora de la siesta.

En ese San Francisco de Lamberti hay pájaros, caballos, la pileta del club, mandarinas, bomberos, metálurgicos asesinos, y la evocación permanente de un tiempo que se detiene y arranca, puntuando el ritmo del paisaje como el andar de una bicicleta en una calle de tierra. Después llega un viaje a Córdoba Capital y con el cambio de escenario surge el ruido y las calles. La luz es diferente, pero la mirada sintética incluye y amplía la neurosis provincial.

Antes de sus cuentos, Luciano Lamberti ya narraba en estos poemas los desplazamientos del campo a la ciudad, la vida doméstica atravesada de símbolos ominosos o felices, de recuerdos intensos, de pudor y aspiraciones. ¿ Puedo decir que San Francisco es un libro sobre el siglo XXI en la Argentina ? Sí, y también puedo agregar que se trata de un libro sorprendente, amable, sensible y vital.

LAMBERTI, LUCIANO - San Francisco
$180,00
Cantidad
LAMBERTI, LUCIANO - San Francisco $180,00

Antes de los cuentos de El Asesino de Chanchos y El Loro que podia adivinar el Futuro, Luciano Lamberti escribió poesía. Hacia el 2008 hizo circular, en una edición artesanal, un libro de poemas que empezaba en una pequeña ciudad del este de la provincia de Córdoba. La sintaxis de los versos era simple y directa, y las escenas resultaban melancólicas y cristalinas, incluso cuando se acercaban a la picaresca. Los protagonistas rudimentarios, las escopetas de perdigones y los perros perdidos completaban el ambiente metafísico de la hora de la siesta.

En ese San Francisco de Lamberti hay pájaros, caballos, la pileta del club, mandarinas, bomberos, metálurgicos asesinos, y la evocación permanente de un tiempo que se detiene y arranca, puntuando el ritmo del paisaje como el andar de una bicicleta en una calle de tierra. Después llega un viaje a Córdoba Capital y con el cambio de escenario surge el ruido y las calles. La luz es diferente, pero la mirada sintética incluye y amplía la neurosis provincial.

Antes de sus cuentos, Luciano Lamberti ya narraba en estos poemas los desplazamientos del campo a la ciudad, la vida doméstica atravesada de símbolos ominosos o felices, de recuerdos intensos, de pudor y aspiraciones. ¿ Puedo decir que San Francisco es un libro sobre el siglo XXI en la Argentina ? Sí, y también puedo agregar que se trata de un libro sorprendente, amable, sensible y vital.