HORARIOS DE RETIRO: podés retirar por nuestra oficina en Austria y Peña (Recoleta) los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. También hacemos envíos a todo el país por Correo Argentino, Mercado Envíos y mensajería privada. Una vez que elegís los productos que querés llevar, cargás tu código postal y se despliegan todas las opciones.

“Alberto y yo” son los indestructibles personajes de las asombrosas aventuras de Qué hacer. Todo arranca en una de esas escenas de aula que cualquier profesor teme: un alumno hace una pregunta que no se entiende. Acto seguido, agarra a Alberto y se lo mete en la boca. Pero Alberto sobrevive, claro. Sobrevive con su fiel amigo y narrador a este y a innumerables peligros de todo pelaje, de los que entran y salen como por arte de magia, con fondos y escenarios que varían también a alta revolución: discotecas, trincheras, cantinas, barcos, manantiales e islas donde se encuentran con bebedores, soldados, pobres de espíritu y viejas que cantan. Pero toda esta sucesión de aventuras que se repiten y renuevan giran alrededor de la pregunta que da título al libro: qué hacer y cómo. El libro responde y, al mismo tiempo, deja la respuesta en suspenso. Como todos los buenos libros, Qué hacer propone sentidos superpuestos. Quizá es por eso que, a más de una década de la primera edición, la novela sigue sumando lecturas y relecturas.

KATCHADJIAN, PABLO - Qué hacer

$1.790
KATCHADJIAN, PABLO - Qué hacer $1.790
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

“Alberto y yo” son los indestructibles personajes de las asombrosas aventuras de Qué hacer. Todo arranca en una de esas escenas de aula que cualquier profesor teme: un alumno hace una pregunta que no se entiende. Acto seguido, agarra a Alberto y se lo mete en la boca. Pero Alberto sobrevive, claro. Sobrevive con su fiel amigo y narrador a este y a innumerables peligros de todo pelaje, de los que entran y salen como por arte de magia, con fondos y escenarios que varían también a alta revolución: discotecas, trincheras, cantinas, barcos, manantiales e islas donde se encuentran con bebedores, soldados, pobres de espíritu y viejas que cantan. Pero toda esta sucesión de aventuras que se repiten y renuevan giran alrededor de la pregunta que da título al libro: qué hacer y cómo. El libro responde y, al mismo tiempo, deja la respuesta en suspenso. Como todos los buenos libros, Qué hacer propone sentidos superpuestos. Quizá es por eso que, a más de una década de la primera edición, la novela sigue sumando lecturas y relecturas.