Largamente agotada, esta novela se convirtó al poco tiempo de salir en una novela de culto por la crudeza de la historia y el equilibrio y distanciamiento con que, a pesar de lo autobiográfico, es relatada. Poco después del ataque, en el coche que la lleva de urgencia al hospital, el rostro de Eligia se va desintegrando por el efecto del ácido. A su lado va Mario, su hijo y narrador de los hechos, que desde entonces la acompañará a lo largo del lento proceso de reconstrucción de ese rostro y esa identidad. Una novela que expone el dolor y el horror al punto que parece anular el sentido humano de lo que ocurre; no hay lugar para el drama, solo queda mantener la perspectiva y dejar que la pura facticidad, esa “pintura feroz realizada por un artista embriagado de sus poderes”, se transforme en pura literatura.

BARON BIZA, JORGE - El desierto y su semilla

$1.290
¡No te lo pierdas, es el último!
BARON BIZA, JORGE - El desierto y su semilla $1.290
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Largamente agotada, esta novela se convirtó al poco tiempo de salir en una novela de culto por la crudeza de la historia y el equilibrio y distanciamiento con que, a pesar de lo autobiográfico, es relatada. Poco después del ataque, en el coche que la lleva de urgencia al hospital, el rostro de Eligia se va desintegrando por el efecto del ácido. A su lado va Mario, su hijo y narrador de los hechos, que desde entonces la acompañará a lo largo del lento proceso de reconstrucción de ese rostro y esa identidad. Una novela que expone el dolor y el horror al punto que parece anular el sentido humano de lo que ocurre; no hay lugar para el drama, solo queda mantener la perspectiva y dejar que la pura facticidad, esa “pintura feroz realizada por un artista embriagado de sus poderes”, se transforme en pura literatura.