Exponente máximo del decadentismo francés, amante de los gatos y del tabaco negro, Joris-Karl Huysmans fue un escritor malhumorado con la vida, pero lleno de cariño por la literatura y el arte. Vivió en París entre 1848 y 1907 y allí escribió sus estudiadas novelas, entre las que se destaca la célebre À rebours, de 1884.

Huysmans era un particular observador de la ciudad y eso aparece con fidelidad en sus escritos para revistas y diarios. Al leer sus crónicas, uno es testigo de la guerra entre el presente y el pasado, cuyo campo de batalla era el París en vías de modernización. Como crítico de arte, Huysmans practicaba por igual la derisión cáustica y el encomio desenfrenado. Le corresponde el binomio de Baudelaire: se movía entre  el spleen y el ideal en la búsqueda paciente de las piedras preciosas del arte moderno.

Esta antología recorre su producción paralela a la novelística: sus analíticos poemas en prosa, sus crónicas urbanas de adjetivación elaborada y sus vibrantes reseñas y ensayos críticos, publicados entre los años 1867 y 1902.

HUYSMANS, JORIS-KARL - La epilepsia del cielo

$420,00
HUYSMANS, JORIS-KARL - La epilepsia del cielo $420,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). DURANTE LA CUARENTENA POR EL CORONAVIRUS, VAMOS A ESTAR DISPONIBLES PARA ENTREGAR TODOS LOS DÍAS A PARTIR DE LAS 13 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR A RETIRAR POR MENSAJERÍA PRIVADA. Te enviaremos un mail con todos los detalles una vez que realices la compra.

    Gratis

Exponente máximo del decadentismo francés, amante de los gatos y del tabaco negro, Joris-Karl Huysmans fue un escritor malhumorado con la vida, pero lleno de cariño por la literatura y el arte. Vivió en París entre 1848 y 1907 y allí escribió sus estudiadas novelas, entre las que se destaca la célebre À rebours, de 1884.

Huysmans era un particular observador de la ciudad y eso aparece con fidelidad en sus escritos para revistas y diarios. Al leer sus crónicas, uno es testigo de la guerra entre el presente y el pasado, cuyo campo de batalla era el París en vías de modernización. Como crítico de arte, Huysmans practicaba por igual la derisión cáustica y el encomio desenfrenado. Le corresponde el binomio de Baudelaire: se movía entre  el spleen y el ideal en la búsqueda paciente de las piedras preciosas del arte moderno.

Esta antología recorre su producción paralela a la novelística: sus analíticos poemas en prosa, sus crónicas urbanas de adjetivación elaborada y sus vibrantes reseñas y ensayos críticos, publicados entre los años 1867 y 1902.