«Se reían. Veían las nubes mansas desagregarse e irse y se preguntaban, ¿y cuál es el mejor equipo de fútbol del mundo? Las respuestas llegaban en tropel: ¡Real Madrid, Inter de Milán, Arsenal! Y Nelson, sin apresurarse y sin alzar la voz, los ojos en el cielo: Boca Juniors, ni hablar. Solo en ocasiones como esas, con el sol en la cara, el pasto en la espalda, el muslo de alguno de sus amigos bajo la nuca y la cabeza de algún otro sobre su pierna, le daba por pensar si su papá hubiera sido de esos tipos que llevan a sus hijos al estadio.» Cada personaje de este libro es una Colombia distinta, perdida en el firmamento o llevada a cuestas, recupera- da, guardada en un anaquel y vuelta a perder. Los cuentos que componen Mal de patria están lejos de esa latinoamericanidad que se le vende al turista. Aquí la exuberancia es otra: sellos en pasaportes venci- dos, amores feroces, pedalazos al borde de un precipicio, la música de un radio sin pilas.

HOYOS, HÉCTOR - Mal de patria

$1.590
HOYOS, HÉCTOR - Mal de patria $1.590
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

«Se reían. Veían las nubes mansas desagregarse e irse y se preguntaban, ¿y cuál es el mejor equipo de fútbol del mundo? Las respuestas llegaban en tropel: ¡Real Madrid, Inter de Milán, Arsenal! Y Nelson, sin apresurarse y sin alzar la voz, los ojos en el cielo: Boca Juniors, ni hablar. Solo en ocasiones como esas, con el sol en la cara, el pasto en la espalda, el muslo de alguno de sus amigos bajo la nuca y la cabeza de algún otro sobre su pierna, le daba por pensar si su papá hubiera sido de esos tipos que llevan a sus hijos al estadio.» Cada personaje de este libro es una Colombia distinta, perdida en el firmamento o llevada a cuestas, recupera- da, guardada en un anaquel y vuelta a perder. Los cuentos que componen Mal de patria están lejos de esa latinoamericanidad que se le vende al turista. Aquí la exuberancia es otra: sellos en pasaportes venci- dos, amores feroces, pedalazos al borde de un precipicio, la música de un radio sin pilas.