Alfred Hayes luchó en la Segunda Guerra Mundial.
Colaboró con directores como Roberto Rossellini y Vittorio De Sica.
Y escribió una obra maestra, elogiada por Julian Maclaren-Ross.
Las fórmulas del amor –las que suponen un paraíso de éxtasis y felicidad, las que reclaman un vacío recíproco de identidad y posesión– pueden incluirse en los pliegues del relato, que consiente todas las situaciones y circunstancias capaces de sustentarlas.
Afinada y entonada por una voz que no permite dudar acerca de lo que cuenta, esta novela despertó la admiración del público y de lectores tan exigentes como Elizabeth Bowen, Stevie Smith y Antonia White. Este tribunal femenino respalda la turbulenta veracidad o por lo menos la verosimilitud tortuosa de una confesión: la del espléndido aislamiento de un hombre perdido en el laberinto de su amor.

HAYES, ALFRED - Los enamorados

$1.045
HAYES, ALFRED - Los enamorados $1.045
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Alfred Hayes luchó en la Segunda Guerra Mundial.
Colaboró con directores como Roberto Rossellini y Vittorio De Sica.
Y escribió una obra maestra, elogiada por Julian Maclaren-Ross.
Las fórmulas del amor –las que suponen un paraíso de éxtasis y felicidad, las que reclaman un vacío recíproco de identidad y posesión– pueden incluirse en los pliegues del relato, que consiente todas las situaciones y circunstancias capaces de sustentarlas.
Afinada y entonada por una voz que no permite dudar acerca de lo que cuenta, esta novela despertó la admiración del público y de lectores tan exigentes como Elizabeth Bowen, Stevie Smith y Antonia White. Este tribunal femenino respalda la turbulenta veracidad o por lo menos la verosimilitud tortuosa de una confesión: la del espléndido aislamiento de un hombre perdido en el laberinto de su amor.