Marina Gersberg no se queda quieta, todos son viajes para ella. Y este libro es uno al centro de la tierra. Una excursión para toda la vida, como la maternidad: una mujer con una hija, adjuntada, ya no sabe dónde termina su cuerpo ni su tiempo, ve que todos los ríos desembocan en mar y confía, se entrega a la expansión. Vuelve a los ritos, a aprender de los ancestros, a enseñar y a escuchar qué dice el polvo del que venimos.
En la poesía de Marina hay amor salvaje por las palabras y un deseo de saber que nos lleva con ella: leer este libro es desplazarse sobre el lomo de una dragona reina que hace guardia sobre sus tierras y las sobrevuela, escupiendo fuego. Del amor que quema a lo que nos contiene. Del volcán a la montaña. De un lado, la libertad, del otro lado, el penal. Hay paisajes hechiceros y una voz pregunta ¿qué de la naturaleza me atrapa? Hay también herida y pérdida. Ya nunca más llorar en silencio, un lucero guía el camino y si la angustia es derroche la palabra no es ingrata, hace. Libaciones en un pozo. Sobre la naturaleza, una intervención.
Noe Vera

*

No sé si renunciar o buscar más trabajo

espero que se haga la hora

para ir a comprar, tengo una rutina

y tacho: los miedos son enfermedades silenciosas.

 

*

Te quiero enseñar

a confiar, las mujeres

por ejemplo, acá

tiran la red y pescan.

 

El ritmo de la marea

me hace creer en mi poder

personal, la sensación de habitar otro planeta.

El agua se lleva los desechos, un ave

que siempre dice: sí.

GERSBERG, MARINA - El monopolio de la sensibilidad

$1.700
¡No te lo pierdas, es el último!
GERSBERG, MARINA - El monopolio de la sensibilidad $1.700
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • BANANA LIBROS - Punto de retiro gratis en MAR DEL PLATA zona Güemes

    Gratis

Marina Gersberg no se queda quieta, todos son viajes para ella. Y este libro es uno al centro de la tierra. Una excursión para toda la vida, como la maternidad: una mujer con una hija, adjuntada, ya no sabe dónde termina su cuerpo ni su tiempo, ve que todos los ríos desembocan en mar y confía, se entrega a la expansión. Vuelve a los ritos, a aprender de los ancestros, a enseñar y a escuchar qué dice el polvo del que venimos.
En la poesía de Marina hay amor salvaje por las palabras y un deseo de saber que nos lleva con ella: leer este libro es desplazarse sobre el lomo de una dragona reina que hace guardia sobre sus tierras y las sobrevuela, escupiendo fuego. Del amor que quema a lo que nos contiene. Del volcán a la montaña. De un lado, la libertad, del otro lado, el penal. Hay paisajes hechiceros y una voz pregunta ¿qué de la naturaleza me atrapa? Hay también herida y pérdida. Ya nunca más llorar en silencio, un lucero guía el camino y si la angustia es derroche la palabra no es ingrata, hace. Libaciones en un pozo. Sobre la naturaleza, una intervención.
Noe Vera

*

No sé si renunciar o buscar más trabajo

espero que se haga la hora

para ir a comprar, tengo una rutina

y tacho: los miedos son enfermedades silenciosas.

 

*

Te quiero enseñar

a confiar, las mujeres

por ejemplo, acá

tiran la red y pescan.

 

El ritmo de la marea

me hace creer en mi poder

personal, la sensación de habitar otro planeta.

El agua se lleva los desechos, un ave

que siempre dice: sí.