La hora de los monos sin dudas colocó definitivamente a Federico Falco en la escena de la literatura argentina contemporánea. Un conjunto de relatos que van de la ternura a la ira enfrentándonos al lado monstruoso de lo cotidiano. 
Un embarazo adolescente y sus consecuencias; un hombre que provoca un accidente en una playa de estacionamiento; una mujer mayor que se mete en las jaulas de los animales en un zoológico; una suerte de triángulo amoroso que nunca se concreta entre una enfermera, una paciente y su marido; un encuentro casual de dos desconocidos en un aeropuerto de Manaos. Los cuentos de Falco crean una ilusión óptica, un momento del ocaso donde un hecho nimio desencadena en tragedia. 
“Cómo narrar aquello que escapa de la norma sin el rebusque de lo tenebroso; es decir: cómo narrar lo excepcional sin recursos excepcionales. Falco inventa peripecias imaginativas, originales, incluso inverosímiles. Con otra escritura, sus relatos podrían ser incorporados a lo que se suele llamar género fantástico. También podría decirse que son “fantásticos”, pero que no están escritos según las reglas de ese género. Entonces, ¿qué son? Relatos en sordina de lo siniestro o lo inesperado, de lo impensable o, por lo menos, de lo infrecuente”. Beatriz Sarlo 

FALCO, FEDERICO - La hora de los monos

$830
FALCO, FEDERICO - La hora de los monos $830
Entregas para el CP:

Medios de envío

La hora de los monos sin dudas colocó definitivamente a Federico Falco en la escena de la literatura argentina contemporánea. Un conjunto de relatos que van de la ternura a la ira enfrentándonos al lado monstruoso de lo cotidiano. 
Un embarazo adolescente y sus consecuencias; un hombre que provoca un accidente en una playa de estacionamiento; una mujer mayor que se mete en las jaulas de los animales en un zoológico; una suerte de triángulo amoroso que nunca se concreta entre una enfermera, una paciente y su marido; un encuentro casual de dos desconocidos en un aeropuerto de Manaos. Los cuentos de Falco crean una ilusión óptica, un momento del ocaso donde un hecho nimio desencadena en tragedia. 
“Cómo narrar aquello que escapa de la norma sin el rebusque de lo tenebroso; es decir: cómo narrar lo excepcional sin recursos excepcionales. Falco inventa peripecias imaginativas, originales, incluso inverosímiles. Con otra escritura, sus relatos podrían ser incorporados a lo que se suele llamar género fantástico. También podría decirse que son “fantásticos”, pero que no están escritos según las reglas de ese género. Entonces, ¿qué son? Relatos en sordina de lo siniestro o lo inesperado, de lo impensable o, por lo menos, de lo infrecuente”. Beatriz Sarlo