Eugenia, la hija adolescente de Inés, desaparece. No deja rastros, ni una nota, ni indicios que develen qué pueda haber pasado con ella. Su madre, en lugar de hacer la denuncia o buscarla desesperadamente, deja pasar varias semanas hasta reaccionar.
El movimiento inicial de La melancolía de los perros devela vacíos, intersticios en una trama que sólo se irá urdiendo a través del carácter interior de los personajes y de los hechos esenciales de una vida que, como se sabe, por esenciales, son pocos y definitivos.
Ambientada en tres temporalidades a lo largo de veinte años –1990, 2000, 2010–, Esses trenza y desanuda en esta novela, escrita con ambición narrativa –la misma que ya se apreciaba en Un buen judío, su novela anterior– y precisión naturalista, intrigas, personajes, situaciones y telones de fondo de una historia por momentos opresiva, densa y hasta triste, pero siempre de lectura magnética.

ESSES, CAROLINA - La melancolía de los perros

$950
ESSES, CAROLINA - La melancolía de los perros $950
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). ESTAMOS DISPONIBLES PARA ENTREGAR LOS LUNES, MIÉRCOLES Y VIERNES DE 15 A 20 Y LOS SÁBADOS DE 11 A 15 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR UNA MENSAJERÍA PRIVADA DE TU AGRADO. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Eugenia, la hija adolescente de Inés, desaparece. No deja rastros, ni una nota, ni indicios que develen qué pueda haber pasado con ella. Su madre, en lugar de hacer la denuncia o buscarla desesperadamente, deja pasar varias semanas hasta reaccionar.
El movimiento inicial de La melancolía de los perros devela vacíos, intersticios en una trama que sólo se irá urdiendo a través del carácter interior de los personajes y de los hechos esenciales de una vida que, como se sabe, por esenciales, son pocos y definitivos.
Ambientada en tres temporalidades a lo largo de veinte años –1990, 2000, 2010–, Esses trenza y desanuda en esta novela, escrita con ambición narrativa –la misma que ya se apreciaba en Un buen judío, su novela anterior– y precisión naturalista, intrigas, personajes, situaciones y telones de fondo de una historia por momentos opresiva, densa y hasta triste, pero siempre de lectura magnética.