En estos relatos, Lydia Davis reafirma su maestría narrativa.  Alternando historias breves –a veces de dos líneas– con otras más  extensas, consigue un efecto embriagador. Como en un truco de  magia, y por obra de su prosa siempre punzante, unos calcetines  perdidos, una pequeña caja de chocolates, un trozo de pescado o los  electrodomésticos de una casa se transforman en algo radicalmente nuevo, que deja ver esa grieta por la que se filtra el drama, la ansiedad  y la ironía de la vida cotidiana, la preocupación por la muerte, el  envejecimiento y el dolor. 

Ingenio, humor y una extraña belleza en una colección de relatos que  retrata la realidad como un collage, donde el orden lo da el lenguaje  y el estilo finamente trabajado. Un libro extraordinario de una de las  mentes más brillantes e inquietantes de la literatura norteamericana  actual.  

“La próxima vez que salga un libro de Lydia Davis, allí estaré para  devorármelo. Cuando lo termine, me sentiré vacío. Luego,esperaré  ansioso el próximo”. Dwight Garner, The New York Times 

DAVIS, LYDIA - Ni puedo ni quiero

$899,00
Sin stock
DAVIS, LYDIA - Ni puedo ni quiero $899,00

En estos relatos, Lydia Davis reafirma su maestría narrativa.  Alternando historias breves –a veces de dos líneas– con otras más  extensas, consigue un efecto embriagador. Como en un truco de  magia, y por obra de su prosa siempre punzante, unos calcetines  perdidos, una pequeña caja de chocolates, un trozo de pescado o los  electrodomésticos de una casa se transforman en algo radicalmente nuevo, que deja ver esa grieta por la que se filtra el drama, la ansiedad  y la ironía de la vida cotidiana, la preocupación por la muerte, el  envejecimiento y el dolor. 

Ingenio, humor y una extraña belleza en una colección de relatos que  retrata la realidad como un collage, donde el orden lo da el lenguaje  y el estilo finamente trabajado. Un libro extraordinario de una de las  mentes más brillantes e inquietantes de la literatura norteamericana  actual.  

“La próxima vez que salga un libro de Lydia Davis, allí estaré para  devorármelo. Cuando lo termine, me sentiré vacío. Luego,esperaré  ansioso el próximo”. Dwight Garner, The New York Times