Estos poemas los escribí durante una residencia en la casa de arte Akademie Schloss Solitude, de Stuttugart, durante el mes de noviembre de 2005.La experiencia de sentirse escritorr profesional, casi for export, artista en residencia permanente fue un gran motivo para escribir unos cuantos versos y para deprimirme un montón. Pese a que en la Akademie tenía todo lo qye nunca antes había tenido enmi vida (ni volvería a tener): un estudio, un cuarto para mí solo, cafetería con cafés y coca colas las veces que quisiera.

Impresora, computadora, internet, seguro médico y una buena mensualidad en euros que cuatriplicaba mis dos miserables sueldos que necesitaba solo para vivir en Argentina. Todo ese bienestar no impidió que me cayera la soledad duramente. Ese era el plan, ya lo decía su nombre El Castillo de la Soledad. Escribir era cosa de solitarios para todos, menos para mi, que habia escrito siempre rodeado de humo, grito y consumo. Al cuarto día en el que sólo escuché cantar a los pájaros, me puse nervioso, sentí una ráfaga de soledad y angustia, bajo el frío polar de Stuttgart, comprendí rápidamente lo que quería: volvre a Buenos Aires lo antes posible.

CUCURTO, WASHINGTON - Deseo y ola

$400
CUCURTO, WASHINGTON - Deseo y ola $400
Entregas para el CP:

Medios de envío

Estos poemas los escribí durante una residencia en la casa de arte Akademie Schloss Solitude, de Stuttugart, durante el mes de noviembre de 2005.La experiencia de sentirse escritorr profesional, casi for export, artista en residencia permanente fue un gran motivo para escribir unos cuantos versos y para deprimirme un montón. Pese a que en la Akademie tenía todo lo qye nunca antes había tenido enmi vida (ni volvería a tener): un estudio, un cuarto para mí solo, cafetería con cafés y coca colas las veces que quisiera.

Impresora, computadora, internet, seguro médico y una buena mensualidad en euros que cuatriplicaba mis dos miserables sueldos que necesitaba solo para vivir en Argentina. Todo ese bienestar no impidió que me cayera la soledad duramente. Ese era el plan, ya lo decía su nombre El Castillo de la Soledad. Escribir era cosa de solitarios para todos, menos para mi, que habia escrito siempre rodeado de humo, grito y consumo. Al cuarto día en el que sólo escuché cantar a los pájaros, me puse nervioso, sentí una ráfaga de soledad y angustia, bajo el frío polar de Stuttgart, comprendí rápidamente lo que quería: volvre a Buenos Aires lo antes posible.