"Juan lloró cuando el mástil de Tangaroa pasó por debajo del puente de Florianópolis, porque había cruzado la línea de llegada, pero quería seguir navegando, estaba enamorado y no quería serme infiel. "Quiero incendiar este departamento, salir al mundo, correr peligro", cantaba Caetano, nos cantaba a nosotros, tantas veces habíamos soñado con esa vida en el mar. Para mí no era momento, queríamos tener un segundo hijo, necesitábamos un barco más grande, pero si Juan se iba a zarpar de cualquier modo, ahora o en un par de años, entonces al menos probamos y estoy a la altura de la mujer y la mamá que quiero ser. Con lo difícil que es soltar, fue liberador: renunciamos, alquilamos nuestra casa con todo lo que tenía adentro, vendimos el auto y nos quedamos con una mochila cada uno, más una de juguetes. Dos mil millas después, con todas las playas y tormentas, los pescados y las cascadas, el embarazo en cuarentena y los amigos navegantes, volvemos a elegir lo simple y compleja vida en el barco."

COLL, CONSTANZA - El Barco Amarillo

$1.250
COLL, CONSTANZA - El Barco Amarillo $1.250
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

"Juan lloró cuando el mástil de Tangaroa pasó por debajo del puente de Florianópolis, porque había cruzado la línea de llegada, pero quería seguir navegando, estaba enamorado y no quería serme infiel. "Quiero incendiar este departamento, salir al mundo, correr peligro", cantaba Caetano, nos cantaba a nosotros, tantas veces habíamos soñado con esa vida en el mar. Para mí no era momento, queríamos tener un segundo hijo, necesitábamos un barco más grande, pero si Juan se iba a zarpar de cualquier modo, ahora o en un par de años, entonces al menos probamos y estoy a la altura de la mujer y la mamá que quiero ser. Con lo difícil que es soltar, fue liberador: renunciamos, alquilamos nuestra casa con todo lo que tenía adentro, vendimos el auto y nos quedamos con una mochila cada uno, más una de juguetes. Dos mil millas después, con todas las playas y tormentas, los pescados y las cascadas, el embarazo en cuarentena y los amigos navegantes, volvemos a elegir lo simple y compleja vida en el barco."