Agua es una novela extraordinaria: un poema. Lía Chara se planta en este texto. Se planta como quien navega: con raíces que saben que las fronteras son un invento demasiado artificial. Se planta con raíces que se mecen y fluyen. Agua es poesía. Y es narrativa. Narrativa: la historia de una mujer, una trabajadora. De otra mujer, Flora, la única cuyo nombre se conoce en esta historia. Y de una tercera, la medusa que la primera de ellas va a conocer en una pileta. La historia de la trenza que arman con sus encuentros y desencuentros. Poesía: la historia de estas tres mujeres no se cuenta con secuencias lógicas. Nada de introducción, nudo y desenlace —tan parecida al sexo en la cabeza de un bodoque machirulo, esa idea de narrativa—. No: la historia sucede de imagen en imagen. Imágenes del dolor, del trabajo, del amor, de la soledad más sórdida, de los encuentros. Y las imágenes —claro, me dirán ustedes— están hechas de palabras. Pero lo que quiero decir es que las imágenes que hacen a las corrientes de esta Agua están hechas de palabras en un sentido fuerte. Cuando la lean, les va a sonar en la garganta, en el pecho, en las piernas, en el sexo: en el cuerpo entero. Es música Agua. Es música de la más hermosa que me haya tocado en los últimos años. Hermosísima.

Gabriela Cabezón Cámara

CHARA, LÍA - Agua

$890
CHARA, LÍA - Agua $890
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Agua es una novela extraordinaria: un poema. Lía Chara se planta en este texto. Se planta como quien navega: con raíces que saben que las fronteras son un invento demasiado artificial. Se planta con raíces que se mecen y fluyen. Agua es poesía. Y es narrativa. Narrativa: la historia de una mujer, una trabajadora. De otra mujer, Flora, la única cuyo nombre se conoce en esta historia. Y de una tercera, la medusa que la primera de ellas va a conocer en una pileta. La historia de la trenza que arman con sus encuentros y desencuentros. Poesía: la historia de estas tres mujeres no se cuenta con secuencias lógicas. Nada de introducción, nudo y desenlace —tan parecida al sexo en la cabeza de un bodoque machirulo, esa idea de narrativa—. No: la historia sucede de imagen en imagen. Imágenes del dolor, del trabajo, del amor, de la soledad más sórdida, de los encuentros. Y las imágenes —claro, me dirán ustedes— están hechas de palabras. Pero lo que quiero decir es que las imágenes que hacen a las corrientes de esta Agua están hechas de palabras en un sentido fuerte. Cuando la lean, les va a sonar en la garganta, en el pecho, en las piernas, en el sexo: en el cuerpo entero. Es música Agua. Es música de la más hermosa que me haya tocado en los últimos años. Hermosísima.

Gabriela Cabezón Cámara