Dos veces al día, a primera hora de la mañana y hacia las cinco de la tarde, Ceronetti bebe una taza de té verde chino. Son momentos que el escritor atesora, porque en ellos «el aliento del té penetra en los rincones muertos» y la mente relaciona cosas insólitas, crea vínculos nuevos. ¿Cuáles son los materiales de estos pensamientos? Los recuerdos, las imágenes, los sueños, lo leído en diccionarios, en la Biblia, en el Corán, en la obra de Rathenau, de Conrad, de Baudelaire y de Tocqueville, o en un recorte de periódico. Al despertar la mente y los sentidos, el té actúa como un aromático antídoto contra la inercia y el aturdimiento. Así fueron tomando forma estas páginas, destinadas a descubrirle al lector una singular lucidez y a estimular en él esa «curiosidad desesperada en continuo movimiento» sin la cual «la desesperación no tendría límites».

CERONETTI, GUIDO - Los pensamientos del té

$1.550
CERONETTI, GUIDO - Los pensamientos del té $1.550
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). ESTAMOS DISPONIBLES PARA ENTREGAR LOS DÍAS MARTES DE 14 A 20 HORAS, VIERNES DE 14 A 20 HORAS Y SÁBADOS DE 11 A 15 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR UNA MENSAJERÍA PRIVADA DE TU AGRADO. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Dos veces al día, a primera hora de la mañana y hacia las cinco de la tarde, Ceronetti bebe una taza de té verde chino. Son momentos que el escritor atesora, porque en ellos «el aliento del té penetra en los rincones muertos» y la mente relaciona cosas insólitas, crea vínculos nuevos. ¿Cuáles son los materiales de estos pensamientos? Los recuerdos, las imágenes, los sueños, lo leído en diccionarios, en la Biblia, en el Corán, en la obra de Rathenau, de Conrad, de Baudelaire y de Tocqueville, o en un recorte de periódico. Al despertar la mente y los sentidos, el té actúa como un aromático antídoto contra la inercia y el aturdimiento. Así fueron tomando forma estas páginas, destinadas a descubrirle al lector una singular lucidez y a estimular en él esa «curiosidad desesperada en continuo movimiento» sin la cual «la desesperación no tendría límites».