“A veces ni siquiera uno puede elegir poner la otra mejilla. Simplemente se recibe el abuso una y otra vez. Se nos podrá lastimar pero mientras el espíritu resista, todavía aguantamos un round más para dar pelea. La justicia, desde lo religioso, tiene una ley que es terriblemente humana: la del Talión. Muchos la anhelan. Y son muy pocos los que la ejercen. Porque al lograr imponerla se paga un precio muy alto: perder el alma. Un trueque que es toda una ironía para seguir viviendo. La Beya de Iñaki & Gabriela puede jugar con la locura mesiánica como Juana de Arco, sacar de su rabia una espada purificadora –la Witchblade – a lo Sara Pezzini, pasearse por una iconografía cristiana terriblemente local y depositar sus esperanzas en una fe que invoca a un santo que usa armadura. La Beya de Iñaki & Gabriela es una estampita y un canto a una guerrera popular. Un Nuevo Testamento de nuestra literatura y nuestra novela gráfica. Amén.”

CABEZON CAMARA, GABRIELA & ECHEVERRÍA, IÑAKI - Beya (le viste la cara Dios)

$750,00
Sin stock
CABEZON CAMARA, GABRIELA & ECHEVERRÍA, IÑAKI - Beya (le viste la cara Dios) $750,00

“A veces ni siquiera uno puede elegir poner la otra mejilla. Simplemente se recibe el abuso una y otra vez. Se nos podrá lastimar pero mientras el espíritu resista, todavía aguantamos un round más para dar pelea. La justicia, desde lo religioso, tiene una ley que es terriblemente humana: la del Talión. Muchos la anhelan. Y son muy pocos los que la ejercen. Porque al lograr imponerla se paga un precio muy alto: perder el alma. Un trueque que es toda una ironía para seguir viviendo. La Beya de Iñaki & Gabriela puede jugar con la locura mesiánica como Juana de Arco, sacar de su rabia una espada purificadora –la Witchblade – a lo Sara Pezzini, pasearse por una iconografía cristiana terriblemente local y depositar sus esperanzas en una fe que invoca a un santo que usa armadura. La Beya de Iñaki & Gabriela es una estampita y un canto a una guerrera popular. Un Nuevo Testamento de nuestra literatura y nuestra novela gráfica. Amén.”