El pasado es un campo minado de imágenes sin orden que explotan con violencia compulsiva al menor descuido. El protagonista de esta novela dejó el complejo de viviendas de su infancia hace muchos años, pero los recuerdos perturbadores de una adolescencia en plena crisis le vuelven como apariciones. Como si, en una galaxia distante, Sami y Lucas siguieran tirando piedras desde las azoteas, las garitas de Policía ardiendo, los disparos aún resonando, un hilo de sangre corriendo para siempre por la caja del ascensor; como si los espacios comunes se hubieran vuelto un laberinto del que es imposible salir. Una muy madura primera novela en la que el tiempo no es más que una onda expansiva.

«Lucas dice que los únicos que saben la verdad sobre el complejo son los pibes que revuelven la basura por las noches, adentrándose en lo que alguna vez fue funcional o importante, entre sedimentos de vida prensada y hedienta. Entre lo orgánico y lo plástico. Ahí adentro, aferrándose a lo que en otro lugar es parte del pasado.»

BAZ, GONZALO - Los pasajes comunes

$940
BAZ, GONZALO - Los pasajes comunes $940
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

El pasado es un campo minado de imágenes sin orden que explotan con violencia compulsiva al menor descuido. El protagonista de esta novela dejó el complejo de viviendas de su infancia hace muchos años, pero los recuerdos perturbadores de una adolescencia en plena crisis le vuelven como apariciones. Como si, en una galaxia distante, Sami y Lucas siguieran tirando piedras desde las azoteas, las garitas de Policía ardiendo, los disparos aún resonando, un hilo de sangre corriendo para siempre por la caja del ascensor; como si los espacios comunes se hubieran vuelto un laberinto del que es imposible salir. Una muy madura primera novela en la que el tiempo no es más que una onda expansiva.

«Lucas dice que los únicos que saben la verdad sobre el complejo son los pibes que revuelven la basura por las noches, adentrándose en lo que alguna vez fue funcional o importante, entre sedimentos de vida prensada y hedienta. Entre lo orgánico y lo plástico. Ahí adentro, aferrándose a lo que en otro lugar es parte del pasado.»