HORARIOS DE RETIRO: podés retirar por nuestra oficina en Austria y Peña (Recoleta) los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. También hacemos envíos a todo el país por Correo Argentino, Mercado Envíos y mensajería privada. Una vez que elegís los productos que querés llevar, cargás tu código postal y se despliegan todas las opciones.

Escuché por primera vez estos poemas, leídos por Carlos Battilana, en mi pueblo, Coronel Dorrego, con la llanura alrededor, el agua bajando lenta hacia el mar, la Cruz del Sur señalándonos y sentí que los versos hablaban de nuestro origen, de una vida en el pasado que no cesa, del porvenir. Mientras escuchaba los poemas, el tiempo parecía plegarse y volver a abrirse, como un viento que arrastra semillas, pequeñas flores, espinitas, papeles sueltos y el rumor de voces que reverberan entre la tierra y el cielo; eso que Carlos llamó la lengua de la llanura.

¿Pero cuál es esa lengua de la llanura? ¿Qué lengua que alce la vista al horizonte y nombre el espejismo del calor o el Espíritu Blanco de la escarcha disolviéndose? ¿Quién habla esa lengua? ¿Quién habló o hablará? ¿Quién la atesora, recoge los restos? Una lengua de nombres particulares, únicos para cada flor, hierba, animal, cielo. Una lengua sin palabras generales, hecha de una en una, señalando con el dedo las cosas del mundo en su única belleza, en la manera de su existencia. Carlos Battilana parece escuchar esa lengua y traerla al poema, por amor al detalle, a cada forma, movimiento, destello. Trabajo de la poesía: recoger el reflejo de las palabras, el eco que queda vibrando en el aire. Hacer silencio para escuchar las lenguas perdidas.

Laura Forchetti

BATTILANA, CARLOS - La lengua de la llanura

$1.300
BATTILANA, CARLOS - La lengua de la llanura $1.300
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficina Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los lunes de 15 a 20, viernes de 15 a 20 y sábados de 11 a 15 horas. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Escuché por primera vez estos poemas, leídos por Carlos Battilana, en mi pueblo, Coronel Dorrego, con la llanura alrededor, el agua bajando lenta hacia el mar, la Cruz del Sur señalándonos y sentí que los versos hablaban de nuestro origen, de una vida en el pasado que no cesa, del porvenir. Mientras escuchaba los poemas, el tiempo parecía plegarse y volver a abrirse, como un viento que arrastra semillas, pequeñas flores, espinitas, papeles sueltos y el rumor de voces que reverberan entre la tierra y el cielo; eso que Carlos llamó la lengua de la llanura.

¿Pero cuál es esa lengua de la llanura? ¿Qué lengua que alce la vista al horizonte y nombre el espejismo del calor o el Espíritu Blanco de la escarcha disolviéndose? ¿Quién habla esa lengua? ¿Quién habló o hablará? ¿Quién la atesora, recoge los restos? Una lengua de nombres particulares, únicos para cada flor, hierba, animal, cielo. Una lengua sin palabras generales, hecha de una en una, señalando con el dedo las cosas del mundo en su única belleza, en la manera de su existencia. Carlos Battilana parece escuchar esa lengua y traerla al poema, por amor al detalle, a cada forma, movimiento, destello. Trabajo de la poesía: recoger el reflejo de las palabras, el eco que queda vibrando en el aire. Hacer silencio para escuchar las lenguas perdidas.

Laura Forchetti