Jimena vivió la aventura increíble de ser madre y la escribió para dejar constancia. Así afirma: Este ejército de dos al sol de la justicia es el principio de la historia. De esta odisea, llegan sus poemas: pequeñas revelaciones como formas de estar en un mundo cambiante y peligroso donde con furor el tiempo pasa y en la casa gobierna el instante. Quien cruce su campamento de supervivencia sabrá de la felicidad de recorrer este libro, pura experiencia titilante de esos días otros donde, con reverencia, nos damos a nuestras crías en dicha y temblor, como nos entregamos a todo eso que en verdad importa. Y, como Jimena sabe, algún día, alguien dirá que hice todo mal. Al filo de ese borde extraño, la voz poética construye su canto. Leo este libro y me gusta pensarlo hermano de ese arrullo donde consolemos y digamos, con esperanza y a sabiendas de la tormenta, “nacemos todos los días”.
Andi Nachon

ARNOLFI VILLARRAZA, JIMENA - Campamento de supervivencia

$700
ARNOLFI VILLARRAZA, JIMENA - Campamento de supervivencia $700
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). Estaremos disponibles los días lunes, miércoles y viernes de 15 a 19 horas y sábados de 11 a 15 (menos feriados). Si vivís cerca, podés retirar personalmente o enviar una mensajería privada de tu agrado. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Jimena vivió la aventura increíble de ser madre y la escribió para dejar constancia. Así afirma: Este ejército de dos al sol de la justicia es el principio de la historia. De esta odisea, llegan sus poemas: pequeñas revelaciones como formas de estar en un mundo cambiante y peligroso donde con furor el tiempo pasa y en la casa gobierna el instante. Quien cruce su campamento de supervivencia sabrá de la felicidad de recorrer este libro, pura experiencia titilante de esos días otros donde, con reverencia, nos damos a nuestras crías en dicha y temblor, como nos entregamos a todo eso que en verdad importa. Y, como Jimena sabe, algún día, alguien dirá que hice todo mal. Al filo de ese borde extraño, la voz poética construye su canto. Leo este libro y me gusta pensarlo hermano de ese arrullo donde consolemos y digamos, con esperanza y a sabiendas de la tormenta, “nacemos todos los días”.
Andi Nachon