Un conjunto de fragmentos que construyen un concepto. La tragedia revisitada. La tragedia como materia. Desde el principio de su tiempo hasta hoy. Aquí conviven los tres grandes griegos con ensayistas, narradores, teóricos y poetas que han tocado, o al menos rozado, el misterio y el ritual de la antigua tragedia, esa incógnita.

Y: Oh catástrofe

(Nuestro mono trágico evadido del Zoo ha devorado a los presentes)

“Por destino trágico —a diferencia del triste o del perturbado desde el exterior— entendemos, en efecto, lo siguiente: que las fuerzas negativas orientadas contra un ser surgen precisamente a partir de los estratos más profundos de ese mismo ser; que con su destrucción se consuma un destino que está ubicado en él mismo.” Georg Simmel

ARIJÓN, TERESA & HERMELO, MANUEL - Teoría y práctica de la tragedia

$700,00
ARIJÓN, TERESA & HERMELO, MANUEL - Teoría y práctica de la tragedia $700,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). DURANTE LA CUARENTENA, VAMOS A ESTAR DISPONIBLES PARA ENTREGAR DE LUNES A SÁBADOS DE 14 A 20 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR A RETIRAR POR MENSAJERÍA PRIVADA. Te enviaremos un mail con todos los detalles una vez que realices la compra.

    Gratis

Un conjunto de fragmentos que construyen un concepto. La tragedia revisitada. La tragedia como materia. Desde el principio de su tiempo hasta hoy. Aquí conviven los tres grandes griegos con ensayistas, narradores, teóricos y poetas que han tocado, o al menos rozado, el misterio y el ritual de la antigua tragedia, esa incógnita.

Y: Oh catástrofe

(Nuestro mono trágico evadido del Zoo ha devorado a los presentes)

“Por destino trágico —a diferencia del triste o del perturbado desde el exterior— entendemos, en efecto, lo siguiente: que las fuerzas negativas orientadas contra un ser surgen precisamente a partir de los estratos más profundos de ese mismo ser; que con su destrucción se consuma un destino que está ubicado en él mismo.” Georg Simmel