Hace muchos años que Pascale Alemany empezó a enseñar cocina francesa, primero lo hizo en Japón y luego en Francia. Y es sabido que nadie que la conoce se queda sin probar sus delicias.

Cuaderno dulce reúne más de 40 de sus mejores recetas dulces. Incluye los postres clásicos franceses como la tarte Tatin, las madeleines y la crème brûlée, y recetas menos conocidas como las de los canelés, blanc-manger, gâteau Basque y clafoutis des peras, a cuál más rica.

El libro fue compilado en el estilo de un cuaderno, inspirada por su propio bloc de espirales que fue llenando con recetas sabrosas desde su adolescencia. Cada receta esta acompañada de una colorida imagen tomada en su casa de vacaciones en Bretaña o en la de su familia en Buenos Aires.

“En nuestro huerto tenemos plantados manzanos, cerezos, ciruelos, groselleros, frambuesos e incluso una higuera, probablemente centenaria. Así es que tartas, mousses, compotas y coulis de todo tipo suelen abundar en la mesa de mi cocina. Ya es tradición que cada verano, para el cumpleaños de mi hija, haga mi famosa torta de chocolate cuyo moelleux aún parece despertar pasiones después de tantos años.”

ALEMANY, PASCALE - Cuaderno Dulce: Postres Franceses

$835
ALEMANY, PASCALE - Cuaderno Dulce: Postres Franceses $835
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Banana Libros (Recoleta) No tenemos local a la calle, pero ofrecemos un punto de retiro gratuito en la zona de Austria y Peña (CABA). VAMOS A ESTAR DISPONIBLES PARA ENTREGAR LOS DÍAS MARTES DE 14 A 20 HORAS, VIERNES DE 14 A 20 HORAS Y SÁBADOS DE 11 A 15 HORAS. PODÉS RETIRAR PERSONALMENTE O ENVIAR UNA MENSAJERÍA PRIVADA DE TU AGRADO. Una vez confirmada y empaquetada la compra, te enviaremos un mail con todos los detalles para que puedas retirar.

    Gratis

Hace muchos años que Pascale Alemany empezó a enseñar cocina francesa, primero lo hizo en Japón y luego en Francia. Y es sabido que nadie que la conoce se queda sin probar sus delicias.

Cuaderno dulce reúne más de 40 de sus mejores recetas dulces. Incluye los postres clásicos franceses como la tarte Tatin, las madeleines y la crème brûlée, y recetas menos conocidas como las de los canelés, blanc-manger, gâteau Basque y clafoutis des peras, a cuál más rica.

El libro fue compilado en el estilo de un cuaderno, inspirada por su propio bloc de espirales que fue llenando con recetas sabrosas desde su adolescencia. Cada receta esta acompañada de una colorida imagen tomada en su casa de vacaciones en Bretaña o en la de su familia en Buenos Aires.

“En nuestro huerto tenemos plantados manzanos, cerezos, ciruelos, groselleros, frambuesos e incluso una higuera, probablemente centenaria. Así es que tartas, mousses, compotas y coulis de todo tipo suelen abundar en la mesa de mi cocina. Ya es tradición que cada verano, para el cumpleaños de mi hija, haga mi famosa torta de chocolate cuyo moelleux aún parece despertar pasiones después de tantos años.”