AA. VV. - Las Naves 7: Ídolos / Idols

"Comenzamos a pensar en este nuevo número porque nos interesa la pasión que generan los ídolos, la devoción o incluso, en palabras de Luis Ospina, autor del primer texto, la sumisión. Pensamos, de alguna manera, que hacer hablar a los cineastas sobre sus ídolos e ídolas es una forma de revisar la genealogía y los inicios del cine. También creemos que, de un modo desplazado, quizá no haya algo más personal que confesar y compartir los ídolos de juventud, o incluso aún de la madurez. Confiamos además en que los ídolos, acaso como el amor y las pasiones, van mudando, cambiando, moldeando nuestras experiencias. Así, el camino de los ídolos, la adoración y a veces su caída y decepción, o en ocasiones la infalibilidad de los maestros, derivó en este número en un modo de leer el aprendizaje de un gusto, el devenir de una estética, las huellas y la historia de una educación sentimental del cine.

El camino de los ídolos y sus enseñanzas se revela misterioso. Incluso desde los infantiles e incorrectos juegos de los cowboys y los apaches, como en Hollywood, se puede marcar a fuego nuestra devoción por el cine. La fábrica de los sueños y sus ídolos tienen efectos impensados, inconscientes, definitivos, hasta el altar destinado a las divinidades. Así, Ospina comparte la joven búsqueda (¿o persecución?) por las calles de París, hasta poder dar con su dios, Luis Buñuel. Este mismo tono religioso y a veces ciego que envuelve a los ídolos es el que hace desconfiar a la cineasta experimental argentina Narcisa Hirsch. Sin embargo, Narcisa no puede olvidar cuando se enamo- ró, a los trece años, de Vivien Leigh. También recuerda cuando conoció al cineasta experimental Michael Snow, en una proyección en el moma. Los ídolos pueden ser casi secretos, y su poder tal vez más duradero, el inicio de un círculo de pocos.

El cineasta alemán Nicolas Wackerbarth, quien ha estrenado hace poco tiempo su película Casting y es uno de los responsables de nuestra admirada publicación Revolver, se detiene en John Cassavetes. Su texto es una reflexión detallada del trabajo de Cassavetes, y también una defensa de su estética y de sus procedimientos formales. En otros casos, la figura de los ídolos tiene la forma de una revisión y un descubrimiento. En el joven cineasta norteamericano Ted Fendt, se ve la tarea de recuperar una figura menor, Jessie Maple, la primera cineasta indie afroamericana. Aun cuando resulta difícil acceder a las películas de Maple (y a las de Fendt), de alguna manera este texto es también la relación de acceso a lo secreto, y algo de ese camino de descubrimiento es lo que pasa con los ídolos, los volvemos nuestros. En una línea cercana, otro de los colaboradores alemanes de Revolver, nuestro querido Franz Müller, reflexiona sobre cómo el trabajo del artista es en parte comparable al de las tejedoras, seleccionando qué telas y colores usar, un poco a través del recorte que la formación y el descarte, incluso en aquellas obras menores, nos dan, hasta llegar a conformar una mirada y una estética. Para Franz, los ídolos son en parte menos sagrados y más cercanos, algo más pop y artesanales de algún modo. Vale la música, el cine japonés, el humor de las comedias norteamericanas, todo va formando parte de nuestras herramientas estéticas. En un tono cercano, Saskia Walker, también alemana y de Revolver, desconfía de la veneración de los grandes maestros, a pesar de haberse educa- do leyendo Cahiers du cinéma. Sugiere aprender de los ídolos con una pregunta sencilla y más cercana: ¿cómo hiciste?

En el caso del texto Dane Kolmjen, director de All the Cities of the North (2016, Bosnia), la relación con los ídolos adquiere la forma de una semblanza poética de Chantal Akerman, una especie de aprendizaje de la mirada. Chantal es una “hermana”, una familia ele- gida, que enseña cómo ver y registrar los cuerpos. La semblanza, aquí más personal y hasta más anecdótica pero a la vez reflexiva, es también uno de los tonos que adquiere la colaboración del cineasta gallego Xurxo Chirro, quien se define “a la sombra de Oliveira”. Chirro comparte la relación con su ídolo centenario. Así como la carrera de Manoel de Oliveira pasó por todas las eta- pas del cine moderno, de algún modo Xurxo Chirro nos comparte todas las etapas de la relación con su ídolo, incluso hasta el momento de conocerlo personalmente. Aprovechamos la posibilidad de contar con este texto sobre Oliveira para traer dos textos que no son precisamente pensados en torno a los ídolos, pero que nos parecen valiosos publicar en español y en inglés, y que de alguna manera son una especie de diálogo entre ído- los. Recuperamos así una reseña algo ambigua de João César Monteiro sobre un film de Manoel de Oliveira y, al mismo tiempo, una reflexión de Manoel de Oliveira sobre el propio Monteiro. Se trata de dos formas de es- cribir y de pensar el cine, dos selecciones y dos miradas muy personales sobre el cine moderno.

Finalmente, en un texto más cercano en el tiempo, Santiago Mitre, a partir de una conversación, permite pensar hasta qué punto en el proceso creativo de sus películas hay referencias y hasta citas a los primeros ídolos del cine, a Mastroianni, a Al Pacino. Pero, más que esto, Mitre insiste en el lujo de haber comenzado a hacer cine alrededor de sus maestros, los directores del Nuevo Cine Argentino, muy cerca de ellos, en un momento en el que todo parecía posible. Más atrás en el tiempo, incluimos aquí una recuperación más, un texto inédito en inglés, y difícil de hallar, del cineasta, director de teatro y actor español Fernando Fernán Gómez (1921-2007). Director de más de veinte pe- lículas y actor en cientos, Fernán Gómez nos cuenta aquí la historia de dos ídolos clásicos del cine, Roberto Rossellini e Ingrid Bergman. El título de su texto, “Para que nos quieran más”, es una provocación a la tarea de los artistas, pero quizá, dice él, deba extenderse a los motivos ocultos de todo lo que hacemos.

Hoy tal vez sea un anacronismo pensar en ídolos. Aunque tal vez sigamos haciendo las cosas para que nos quieran más. Acaso ya no sea posible creer en ídolos, en el cine y, más allá, en la política. La pa- sión que encierra el camino de los ídolos, aunque a veces ciega y demasiado complaciente, puede sacudir momentos de aburrimiento generalizado y hasta de falta de polémicas. Entonces, por eso, el cierre de este número es algo más político que el de otros de nuestros libros. Le damos la palabra final, y más que eso, la imagen final, al cineasta norteamericano John Gianvito."

Cecilia Barrionuevo, Edgardo Dieleke y Julieta Mortati.

Buenos Aires, diciembre de 2017.

AA. VV. - Las Naves 7: Ídolos / Idols
$250,00
Cantidad
AA. VV. - Las Naves 7: Ídolos / Idols $250,00

"Comenzamos a pensar en este nuevo número porque nos interesa la pasión que generan los ídolos, la devoción o incluso, en palabras de Luis Ospina, autor del primer texto, la sumisión. Pensamos, de alguna manera, que hacer hablar a los cineastas sobre sus ídolos e ídolas es una forma de revisar la genealogía y los inicios del cine. También creemos que, de un modo desplazado, quizá no haya algo más personal que confesar y compartir los ídolos de juventud, o incluso aún de la madurez. Confiamos además en que los ídolos, acaso como el amor y las pasiones, van mudando, cambiando, moldeando nuestras experiencias. Así, el camino de los ídolos, la adoración y a veces su caída y decepción, o en ocasiones la infalibilidad de los maestros, derivó en este número en un modo de leer el aprendizaje de un gusto, el devenir de una estética, las huellas y la historia de una educación sentimental del cine.

El camino de los ídolos y sus enseñanzas se revela misterioso. Incluso desde los infantiles e incorrectos juegos de los cowboys y los apaches, como en Hollywood, se puede marcar a fuego nuestra devoción por el cine. La fábrica de los sueños y sus ídolos tienen efectos impensados, inconscientes, definitivos, hasta el altar destinado a las divinidades. Así, Ospina comparte la joven búsqueda (¿o persecución?) por las calles de París, hasta poder dar con su dios, Luis Buñuel. Este mismo tono religioso y a veces ciego que envuelve a los ídolos es el que hace desconfiar a la cineasta experimental argentina Narcisa Hirsch. Sin embargo, Narcisa no puede olvidar cuando se enamo- ró, a los trece años, de Vivien Leigh. También recuerda cuando conoció al cineasta experimental Michael Snow, en una proyección en el moma. Los ídolos pueden ser casi secretos, y su poder tal vez más duradero, el inicio de un círculo de pocos.

El cineasta alemán Nicolas Wackerbarth, quien ha estrenado hace poco tiempo su película Casting y es uno de los responsables de nuestra admirada publicación Revolver, se detiene en John Cassavetes. Su texto es una reflexión detallada del trabajo de Cassavetes, y también una defensa de su estética y de sus procedimientos formales. En otros casos, la figura de los ídolos tiene la forma de una revisión y un descubrimiento. En el joven cineasta norteamericano Ted Fendt, se ve la tarea de recuperar una figura menor, Jessie Maple, la primera cineasta indie afroamericana. Aun cuando resulta difícil acceder a las películas de Maple (y a las de Fendt), de alguna manera este texto es también la relación de acceso a lo secreto, y algo de ese camino de descubrimiento es lo que pasa con los ídolos, los volvemos nuestros. En una línea cercana, otro de los colaboradores alemanes de Revolver, nuestro querido Franz Müller, reflexiona sobre cómo el trabajo del artista es en parte comparable al de las tejedoras, seleccionando qué telas y colores usar, un poco a través del recorte que la formación y el descarte, incluso en aquellas obras menores, nos dan, hasta llegar a conformar una mirada y una estética. Para Franz, los ídolos son en parte menos sagrados y más cercanos, algo más pop y artesanales de algún modo. Vale la música, el cine japonés, el humor de las comedias norteamericanas, todo va formando parte de nuestras herramientas estéticas. En un tono cercano, Saskia Walker, también alemana y de Revolver, desconfía de la veneración de los grandes maestros, a pesar de haberse educa- do leyendo Cahiers du cinéma. Sugiere aprender de los ídolos con una pregunta sencilla y más cercana: ¿cómo hiciste?

En el caso del texto Dane Kolmjen, director de All the Cities of the North (2016, Bosnia), la relación con los ídolos adquiere la forma de una semblanza poética de Chantal Akerman, una especie de aprendizaje de la mirada. Chantal es una “hermana”, una familia ele- gida, que enseña cómo ver y registrar los cuerpos. La semblanza, aquí más personal y hasta más anecdótica pero a la vez reflexiva, es también uno de los tonos que adquiere la colaboración del cineasta gallego Xurxo Chirro, quien se define “a la sombra de Oliveira”. Chirro comparte la relación con su ídolo centenario. Así como la carrera de Manoel de Oliveira pasó por todas las eta- pas del cine moderno, de algún modo Xurxo Chirro nos comparte todas las etapas de la relación con su ídolo, incluso hasta el momento de conocerlo personalmente. Aprovechamos la posibilidad de contar con este texto sobre Oliveira para traer dos textos que no son precisamente pensados en torno a los ídolos, pero que nos parecen valiosos publicar en español y en inglés, y que de alguna manera son una especie de diálogo entre ído- los. Recuperamos así una reseña algo ambigua de João César Monteiro sobre un film de Manoel de Oliveira y, al mismo tiempo, una reflexión de Manoel de Oliveira sobre el propio Monteiro. Se trata de dos formas de es- cribir y de pensar el cine, dos selecciones y dos miradas muy personales sobre el cine moderno.

Finalmente, en un texto más cercano en el tiempo, Santiago Mitre, a partir de una conversación, permite pensar hasta qué punto en el proceso creativo de sus películas hay referencias y hasta citas a los primeros ídolos del cine, a Mastroianni, a Al Pacino. Pero, más que esto, Mitre insiste en el lujo de haber comenzado a hacer cine alrededor de sus maestros, los directores del Nuevo Cine Argentino, muy cerca de ellos, en un momento en el que todo parecía posible. Más atrás en el tiempo, incluimos aquí una recuperación más, un texto inédito en inglés, y difícil de hallar, del cineasta, director de teatro y actor español Fernando Fernán Gómez (1921-2007). Director de más de veinte pe- lículas y actor en cientos, Fernán Gómez nos cuenta aquí la historia de dos ídolos clásicos del cine, Roberto Rossellini e Ingrid Bergman. El título de su texto, “Para que nos quieran más”, es una provocación a la tarea de los artistas, pero quizá, dice él, deba extenderse a los motivos ocultos de todo lo que hacemos.

Hoy tal vez sea un anacronismo pensar en ídolos. Aunque tal vez sigamos haciendo las cosas para que nos quieran más. Acaso ya no sea posible creer en ídolos, en el cine y, más allá, en la política. La pa- sión que encierra el camino de los ídolos, aunque a veces ciega y demasiado complaciente, puede sacudir momentos de aburrimiento generalizado y hasta de falta de polémicas. Entonces, por eso, el cierre de este número es algo más político que el de otros de nuestros libros. Le damos la palabra final, y más que eso, la imagen final, al cineasta norteamericano John Gianvito."

Cecilia Barrionuevo, Edgardo Dieleke y Julieta Mortati.

Buenos Aires, diciembre de 2017.